¿PORQUÉ SE NOS DESCOMPUSO TANTO COLIMA?

Por Abel González Sánchez

 

El presidente del país, Manuel López Obrador al dirigirse al pueblo de México en una de sus recientes mañaneras comentó sobre el tema de seguridad y la violencia frente a los medios informativos, dijo; ¿Porque se nos descompuso tanto Colima? ¿Porque hay tantos homicidios y violencia? cuestionó brevemente, hizo referencia a que en Manzanillo se encuentra el centro portuario más importante de México y Latinoamérica, y que por allí trasladan las drogas a nuestro país o diferentes partes del mundo, llamó la atención su breve análisis por parte del gabinete de seguridad colimense ya que precisamente este es uno de los factores relevantes motivos de la descomposición estatal en materia de seguridad, aunque no lo es todo.

 

Inclusive comentó de la necesidad de que la Marina nuevamente se haga cargo del puerto o el API, lo que generó polémica de analistas nacionales y locales sobre seguridad nacional, ya que los marinos no son expertos en comercio internacional y aseguran además que tanto en la Marina y el Ejército también han detenido a varios mandos medios y superiores infiltrados con la delincuencia, hay compendios de investigaciones secretas en la Secretaría de Gobernación o ex Cisen en donde hasta generales hay involucrados, aunque es un asunto presidencial que ojalá sea analizado más a fondo y mejor.

Pero Colima desde hace cerca de 15 años a la fecha representa para el país un foco rojo en seguridad pública, nadie ha podido cambiarlo de rojo a amarillo o a verde, y desde esa fecha, no se vio, ni se ha visto hoy, que la Marina o el Ejército en Colima hagan algo relevante para disminuir la delincuencia, de hecho la Marina está en Manzanillo y el puerto es el que vive con la más alta inseguridad estatal, luego entonces la Marina no es garantía de nada, lo que se necesita entonces quizás es que el puerto de Manzanillo o el API logre un apoyo extra de seguridad federal policial o militar a cada barco y a cada contenedor por agentes especiales altamente capacitados, honestos, profesionales, porque una cosa es la supervisión de las mercancías y otra cosa es la política de comercialización nacional e internacional que realiza.

Por otra parte se descompuso Colima también porque en la Secretaría de Seguridad Pública nunca ha tenido un Secretario de Seguridad Pública colimense y la institución no ha hecho un papel decoroso por su desorden de arriba hacia abajo y por su falta de coordinación hacia los municipios, que nada tiene que ver que sean de partidos diferentes, antes cuando era Dirección de la Policía Estatal sus Directores eran locales y no había tanta inseguridad, ni desorden y prepotencia, esto es lo que ha provocado mayor indisciplina policial e ineficiencia, la triste verdad es que en Colima hay un exagerado y descontrolado aumento de robos a casa habitación en toda la entidad por las adicciones, ya que del 2006 a 2018 prácticamente aumentó la drogadicción en forma alarmante en un 400%, según datos oficiales. Es la triste verdad.

Nos acaba de decir Locho, Leoncio Morán, alcalde de la capital, en una reciente reunión con el “Círculo Colimense de Analistas Políticos” que está preocupado porque el estado de Colima tiene un grave problema de adicciones ya que se han elevado su consumo diez veces más que el promedio nacional, esto nos sorprendió a todos, pues es alarmante. Se sabe según estadísticas oficiales que se encuentra entre las cinco entidades del país con mayor consumo en marihuanacocaína y estimulantes del tipo anfetamínico.

La inseguridad pública es multifactorial; por principio de cuentas la irresponsabilidad empieza con los mismos jóvenes que inician a consumir alcohol y drogas, culpando o justificándose de todo, la apatía o desinterés de los padres para formarlos y conducirlos bien con firmeza, la tolerancia de la nueva reformas penales que les permite a los delincuentes hasta portar droga para su consumo, robar y salir al día siguiente, la proliferación de la venta de cerveza y alcohol las 24 horas, los antros o bares abiertos hasta las 5 de la mañana, antes eran limitados sus horarios, la falta de coordinación institucional de los programas oficiales contra las adicciones y la pésima prevención del delito de los tres niveles, pues los programas son obsoletos y fuera de la realidad, piensan que con platiquitas de una vez por año en cada escuela o colonia con eso cumplieron, hay un desinterés institucional, social y de las propias familias en cuyo hogar tienen algún problema de adicción, es la realidad.

Por último aunque cause gracia o risa a los opositores de lo que dice el presidente del país, Manuel López Obrador, cuando exhorta a los padres o madres de familia de que cuiden más a sus hijos para evitar el consumo de las drogas, pide baje o eliminen su consumo para disminuir la inseguridad y la violencia, es una gran verdad. Parte de la solución está en el mismo hogar con problemas de adicciones, pues si un joven consume drogas, es delincuente, roba, inclusive lo matan o asesina a alguien, la culpa mayor no es del alcalde, del gobernador o del presidente del país, de la Marina o el Ejército, es más bien de ese mismo joven, de sus papás y su familia que no lo formaron o no lo apoyaron para rehabilitarse bien, aunque sabemos que las situaciones de desempleo e injusticia social influyen también, pero vemos que hay millones de familias pobres que no buscan esos vicios y les gusta trabajar. Se dice que las instituciones de seguridad son para prevenir y evitar el desorden social y garantizar la paz, y nunca podrán cuidar a cada colonia o cada hogar o miembro de la familia.

Colima lamentablemente en este tema de seguridad va de mal en peor cada año, no hay duda, por tal motivo a la presente administración estatal tiene última oportunidad en estos dos años que le restan de su mandato para mejorar la imagen sobre la seguridad pública, que fue su compromiso de campaña, designando al posible primer Secretario de Seguridad Pública Colimense, ya que nunca han nombrado un titular local desde que fue creada la Secretaría, todos vienen de afuera, lo que no sucede en otras entidades, no sabemos sus antecedentes, es necesario que la responsabilidad de la seguridad pública en la entidad  recaiga de nuevo entre los mismos colimenses, con un mando más sensibles a la problemática estatal, que salgan a los municipios, y de la cara, que conozcamos su origen y su familia, pues solamente así habrá mayor confianza social y proximidad entre la institución y la ciudadanía, es la mejor forma para cambiar la imagen, la proximidad ciudadana y confianza, allí empieza.