MORENA LA ESPERANZA DE MÉXICO - EN EL ESTAMBRE DEL GATO

Por: Eduardo Mendoza Vargas*

 

A dos años del aplastante triunfo del Movimiento Regeneración Nacional, nos encontramos ante el lastre de corrupción que otros gobiernos del pasado sembraron y heredaron a este gobierno de la esperanza. Aunque todo sigue en pleno cambio, es importante destacar el gran trabajo que ha venido haciendo el presidente Andrés Manuel López Obrador, y así como la excelente labor de algunos actores políticos. No es mentira que, por el paso de la metamorfosis del país, se han encontrado obstáculos que a veces limita las buenas acciones que otros están haciendo; a nivel Estado podemos ver el avance y el retroceso legislativo de las y los legisladores, así como de los Senadores, la Coordinación Estatal de los Programas Federales, que, para desgracia o fortuna de algunos, Colima, es un territorio pequeño en extensión.

Es por ello importante hablar sobre las elecciones internas para este instituto político, tema que ha estado en discusión en las últimas semanas, y es que a vísperas de iniciar el periodo electoral todavía no se encuentra claro quién debe liderar el futuro de MORENA como partido, y con ello continuar con la “Cuarta Transformación”.

En esta lucha por la dirigencia se encuentra Bertha Lujan Uranga, Alfonso Ramírez Cuellar, Alejandro Rojas Díaz Durán y Mario Delgado, este último posicionándose como el favorito de las y los militantes de Morena y la ciudadanía y quien insiste en que la elección se haga con base a una encuesta abierta, como lo sugirió el propio presidente de México, que a la par es fundador del partido.

Actualmente existe un mandato desde el 26 de febrero del presente año por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el cual algunas líneas de pensamiento al interior del partido se niegan a acatarlo, el cual vino a dar luz, al entorno partidista que hasta ese momento era ilusorio y prefabricado por algunos personajes, motivados por su conveniencia personal, hasta llegar al punto de insinuar que si cumplen con la sentencia del tribunal es perder su vida interna o como algunos que hasta desplegados han mandado a sus medios de comunicación afines, donde sin mencionarlo, deslizan la idea hacia la ciudadanía que el respetar las instituciones es sometimiento, algo que a título personal es una GRAN mentira, el respetar las instituciones es simple y llanamente vivir en democracia, más no así el “Sacar convocatorias” que no cumplen con lo que se le establece, abduciendo problemas de la pandemia provocada por el coronavirus.

MORENA cómo partido, debe de estar abierto a todas las opiniones, a todas las voces, ya que desde su fundación fue pensado como un movimiento vivo, dinámico y que se adapta a las realidades de la ciudadanía.

El atender la sugerencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, el cual desde el pasado día 29 de agosto del 2019 sugirió ante diversos medios de comunicación y con una voz fuerte, que la elección del partido fuera por medio de una encuesta; eso, como muchas voces hasta el día de hoy lo han manifestado sería actuar con congruencia, pero sobre todo sería el abrazar los ideales que se buscan para México.


El que se dé como partido la certeza jurídica, la legitimidad, pero sobre todo el acercamiento con la sociedad (que en 2018 votó por un cambio), es de vital importancia, el dejar de lado las diferencias personales y la repartición capciosa, y anticipada de candidaturas, tema ampliamente abordado por los diversos actores políticos y por la dirigencia del Comité Ejecutivo Estatal de MORENA, es actuar con miras a repetir el triunfo en el siguiente proceso electoral.

La falta de congruencia entre lo dicho y lo que se hace, con lo que en realidad se práctica, (porque una cosa es decir y otra muy diferente es actuar), debe de ser prioritario hoy en día, es por ello el recordar como un claro ejemplo de esto al presidente Andrés Manuel López Obrador, el cual a menos de un mes redujo su sueldo, contrario a lo que en lo local, a casi dos años y con excusas irrisorias no se ha podido cumplir con esta obligación moral, al grado de culpar a otros por la elección de candidatos o candidatas. En este punto señalo que esta “Propuesta de Campaña” de algunos cuantos, no es un tema muerto, sino una exigencia que como sociedad se pide, y que hace unos días fue retomada por la Diputada Federal Claudia Yáñez Centeno, lanzando el desafío a los actores políticos de la disminución del salario, el cual como si fuese reto viral de la red social TIK TOK se espera haga eco en nuestros representantes populares electos.

¿Cuántos lo cumplirán?

Por lo anterior es incongruente el exigir y pedir, sin dar ni demostrar, ese discurso que cae en lo demagogo, al mencionar “de los dientes para afuera” el respetar la gran cantidad de integrantes del movimiento, la pluralidad en las maneras de pensar y hacer política de MORENA, cuando se reprime y violenta a aquellos que piensan diferente, si se quiere ser coherente y no tendenciosos o parciales en las acciones, se obliga a pensar en el ahora, construyendo hacia el mañana y dejando el pasado como experiencia.

Finalmente, se debe ser consciente que la vida interna de MORENA como partido es dinámica, pujante y con sentido de pertenencia social donde se escuchan todas las voces y donde todas y todos VALEN, el entender eso, es entender el corazón de ese movimiento, el que sus actores políticos se atañen al no mentir, no robar y no traicionar, como un estilo de hacer política y gobierno, evitando que quede como un discurso vacío, eso es una forma de vivir la transformación que se propone, desde ahí se inicia a conocer a los representantes populares que realmente son leales al proyecto de la 4T y no a intereses creados.

El tiempo nos dará o no la razón, pero es el tiempo un recurso que no se puede desperdiciar y menos sabiendo que ya se está a poco menos de un año de las próximas elecciones, y que el reloj no se detiene, mucho menos para aquellos que ya se mueven o quieren moverse para lograr llegar al 2021.

 

*Autor de la Columna: “En el Estambre del Gato”, Licenciado egresado de la Escuela de Mercadotecnia de la Universidad de Colima, analista independiente, docente, community & social media manager y rescatista animal.