LAS ALIANZAS 2021: LA PESTE NEGRA DE LA DEMOCRACIA - APUNTES DE CAMPAÑA (I de III partes)

Por: Alberto Liceaga

¿Que estará pensando López?

¿Que MORENA ha dejado de ser opción por su irreconciliable descomposición interna y desencanto popular?

¿Que MORENA no tendrá capacidad de encabezar por sí solo proyectos triunfadores en las elecciones del 2021?

¿Que MORENA necesita construir alianzas con candidatos ganadores, en partidos afines o comprometidos, a fin de conservar y ampliar la mayoría en la Cámara de Diputados, las Gubernaturas de los Estados, los Ayuntamientos y los Congresos Estatales?

¿Que a MORENA le concederá las candidaturas de las fuerzas más radicales de su corriente, sin garantía de triunfos pero con ello cumplir compromisos y cuotas internas?

¿Que por toda su degradación y destrucción interna MORENA ya tiene sus días contados y que con el proceso 2021 se le acomoda “como anillo al dedo” su extinción, habiendo pagado los saldos pendientes?

¿Que Fuerza Social por México es su propuesta para sustituir a MORENA?

Si Fuerza Social por México solventa las inconsistencias de 464 afiliados señaladas por el INE y ratificadas por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y con ello se constituye a tiempo en partido político, representa la oportunidad de construir nuevos liderazgos, con figuras más frescas, disciplinadas y jóvenes, que le permitan establecer una nueva corriente realmente fiel y alejada de protagonismos, y que le garanticen el relevo generacional en todos las esferas políticas y públicas.

Porque Fuerza Social por México tiene el perfil político adecuado para ingresar en los sectores mayormente conservadores y lograr la simpatía de esos electores radicalmente hostiles.

Por ello Fuerza Social por México puede ser el partido que le sirva de cortejo, posicionamiento e impulso para su propuesta de transformación, que no es una evolución, sino la destrucción del México moderno y de sus instituciones para la imposición del socialismo en México.

Para este proceso electoral sabe que necesita de candidatos y partidos fuertes y competitivos en aquellos sectores en los que no cuenta con simpatía.

Su desafío es que entre más candidatos participen en esos sectores, más se atomice el voto y se disperse el poder de la oposición.

Del PRI sabe que lo necesita con candidatos fuertes para restarle triunfos al PAN, su declarado enemigo político.

Sin embargo, esta alianza con el león dormido está muy lejos de concretarse. Porque tradicionalmente el PRI ha sido competitivo ante el PAN y el PRD.

Al PAN lo quiere lejos del poder. Le estorba. Le enfrenta. Es poderoso con la iglesia, los empresarios, medios de comunicación, las clases sociales media, media-alta y alta, y con las corrientes internacionales.

Para llevarlo a un rincón, requiere que Fuerza Social por México, Movimiento Ciudadano, México Libre (el partido de Felipe y Margarita), y una parte del PRI, compitan junto al PAN.

5 galgos correteando la misma liebre en un galgódromo donde él ni siquiera puede andar. Su sueño dorado.

La división de triunfos entre los 5, fortalece su poder e impulsa su mayoría.

Porque MORENA, PT, Verde, PRD, otra parte del PRI y otros, se enfocarán en la clase media-baja y baja y en los adultos mayores, beneficiarios de programas de becas, programas sociales y apoyos del bienestar.

Una alianza de facto en un galgódromo nuevo. Por una mayoría aliada con cuotas de poder. Cámara, Congresos, Gubernaturas y Ayuntamientos. A elegir.

Programas por cierto operados por el Banco del Bienestar. Con una nueva titular, Diana Álvarez Maury, que provenía de la SEGOB como Subsecretaria de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos.

Y que ha sido asesora del INE y cofundadora del Instituto para la Promoción de la Cultura Cívica.

Sin conocer en su Currículum Laboral sus habilidades y experiencias financieras y administrativas.

¿Alguna duda de cómo viene?

Y lo leo así desde mis apuntes de campaña.