LA VIOLENCIA ESCOLAR EN MÉXICO - ANÁLISIS POLÍTICO

Doce balazos disparó el niño de once años de edad, el estudiante de primaria, quien mató con dos armas en su mano a su maestra de inglés e hirió a otro docente, así como algunos estudiantes para luego quitarse la vida en un colegio en Torreón, Coahuila, es otra de las tragedias más, que ocurren las escuelas del país y cimbran a la sociedad mexicana, pero  estas noticias se diluye a los días siguientes y solo queda en la estadística de la violencia escolar en México, pero sin que la SEP, el Gobierno de la República y los gobiernos estatales asuman su responsabilidad para atender con programas definidos la violencia escolar en México conjuntamente con la sociedad mexicana.

 

Otro hecho criminal escolar casi similar se suscitó en enero de 2017, cuando el alumno de secundaria Federico “N”, de 16 años de edad, sacó un arma calibre 22 de su mochila y disparó a corta distancia contra la profesora y compañeros, intentaba quitarse la vida al final sin lograrlo, tomó una caja de cartuchos que llevaba y finalmente, sí logró quitarse la vida con un tiro en la barbilla. El saldo de esa tragedia fue de dos muertos, entre ellos el atacante y tres heridos, ocurrió dentro del aula de un colegio, ubicada en el paseo residencial al sur de la ciudad de Monterrey, en Nuevo León.

VIOLENCIA ESCOLAR EN OTROS PAÍSES En una secundaria, denominada, High School de Columbine, Colorado, EUA, el 20 de abril de 1999, Eric Harris (18 años) y Dylan Klebold (17 años) acordaron asesinar a 13 estudiantes y personal escolar, iniciaron el combate escolar con varios artefactos caseros que querían explotar pero no funcionaron y sacaron sus armas, el tiroteo empezó a las 11:19 de la mañana en la cafetería, pasó por la biblioteca y terminó a las 12:08 con el suicidio de la pareja, fueron 15 muertos.

Otro hecho de violencia escolar ocurrió École Polytechnique; Montreal, Canadá, el 6 de diciembre de 1989, el autor, estudiante profesional ya tenía 25 años, Marc Lépine, era hijo de una enfermera canadiense y un hombre de negocios argelino que era abusivo y machista. Marc —quien originalmente se llamaba Gamil Rodríguez Liass Gharbi— había tenido problemas para ingresar a una escuela y conservar un trabajo, debido a su pobre actitud; entre las escuelas a las que había intentado ingresar estaba el propio Politécnico de Montreal. El día de la masacre, entró a un salón de clases, dividió a hombres de mujeres, y a éstas les disparó porque "estaba peleando contra el feminismo"; después, salió a los corredores, la cafetería y otro salón de clases, enfocándose en las estudiantes. Tras veinte minutos de tiroteo, Lépine se suicidó, hubo 15 muertos y 14 heridos. En Alemania el 11 de marzo de 2009, Tim Krestchner, estudiante de 17 años asesinó a 15 personas, hirió a 9 y se quitó la vida.

LA VIOLENCIA ESCOLAR EN COLIMA La violencia escolar en Colima no ha sido tomada en cuenta con la importancia que merece por las instituciones educativas y los diferentes niveles de gobierno, aun cuando es parte fundamental para el éxito del desarrollo educativo del estado, y para la formación de mejores ciudadanos. Primarias, secundarias y bachilleratos carecen de cámaras de vigilancia escolar aun cuando en la actualidad son demasiado económicas, para estar vigilando el comportamiento de los alumnos en las canchas o partes verdes, empezando con el famoso bullying pues México ocupa el primer lugar internacional, así como detectar a los que fuman marihuana o algunas drogas que afectan a todos los miembros de la comunidad escolar influyendo negativamente en el clima social de la escuela y en el ambiente del aprendizaje.

En Tecomán no hace mucho tiempo en una revisión de mochilas se encontró una pistola y una bala a un niño de primaria, dijo que solo la llevó para presumirla a sus compañeros, se han detectado diferentes armas, cuchillos, navajas y bastante droga principalmente marihana, que esconden en sus mochilas, no únicamente jovencitos sino también niñas desde la primaria.

La Secretaría de Educación del Gobierno del Estado tiene una Coordinación de Seguridad y Emergencia Escolar, que sería muy relevante para el buen desarrollo educativo estatal, pero que está prácticamente abandonada porque los titulares de la Secretaría de Educación nunca la han apoyado desde su creación, solo tiene una o dos personas asignadas allí, sin vehículo oficial alguno para recorrer no únicamente la capital sino para asistir a las escuelas de otros municipios, todos los vehículos los traen los funcionarios que están prácticamente encerrados en las oficinas sin salir a ninguna parte.

Por otra parte en la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado a pesar de que hace tres años se reorganizó para crear una Subsecretaría de Atención Ciudadana y Prevención del Delito con el propósito de fortalecer las áreas de prevención entre ellas la escolar a nivel estatal y que tanto hace falta, prácticamente los titulares que llegaron después acabaron con el gran proyecto modernizador por ignorancia del objetivo social del programa y en lugar de sostener al personal de prevención lo mandaron a las áreas operativas arriesgando sus vidas porque no fueron capacitados para las armas, de hecho desmantelaron a esa Subsecretaría y se vino abajo dejando a muy poco personal por falta de apoyo real y desconocimiento, ya ni vehículos tienen para movilizarse a las escuelas, los vehículos oficiales los traen los funcionarios administrativos, antes las acciones escolares de la Subsecretaría hasta en la televisión nacional se publicaban con los operativos mochila, con sus conferencias y reuniones en los planteles, desmantelaron esa dependencia por órdenes también de la Subsecretaría Operativa.  La Fiscalía General está peor no tiene ni una solo elemento ni un solo vehículo para promover la prevención del delito.

Mientras las autoridades, directores de los planteles y más aún los Secretarios de las dependencias como de Educación y Seguridad Pública no tengan visión y sensibilidad para atender al semillero de las futuras generaciones ciudadanas, que son las escuelas, y además no coordinen bien estos esfuerzos con otras dependencias, continuaremos igual, mediante la simulación política, hacer creer que se trabaja.