LA UNIVERSIDAD DE COLIMA (PARTE I) - ANÁLISIS POLÍTICO

Por Abel González Sánchez

 

FUNDACIÓN La institución se funda el 16 de septiembre de 1940, siguiendo la filosofía educativa del presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940). Ante el sentir de la juventud de Colima, el gobernador, coronel Pedro Torres Ortiz (1939-1943), encargó el proyecto de lo que sería la universidad al entonces Director General de Educación Pública, teniente coronel y profesor Rubén Vizcarra. De allí, los orígenes revolucionarios y de justicia social de la institución.

 

Inició como Universidad Popular, se impartían cursos técnicos -que habrían de sustentar el futuro desarrollo de Colima-, y carreras que apoyarían de inmediato a la economía de las familias. Tuvieron que transcurrir casi quince años, para que surgieran los primeros bachilleratos. El 27 de agosto de 1960 se emite la primera Ley orgánica de la universidad, y dos años después, el 25 de agosto de 1962, le es otorgada la “Autonomía de la Universidad de Colima” promovida por un grupo estudiantil con la cual la institución puede autogobernarse y crear sus propios planes de estudio. Con esto, la universidad inicia su separación del sistema educativo estatal y la fundación de carreras universitarias que habrían de darle fortaleza y despegue en relación a otras universidades en áreas administrativas y agropecuarias. Las décadas de los 60 y 70 fueron de consolidación a lo realizado en treinta años de existencia de la universidad, logrando la formación de más y mejores catedráticos; además, se inició además el programa de construcción de edificios en la década de los 80 ya repuntaba como una de las mejores universidades del país.

 

LA ESCUELA DE AGRICULTURA La escuela tecnológica agropecuaria de nivel medio superior ubicada en el Crucero de Tecomán, Colima, en los años 60-80 fue pionera y bandera educativa de la Universidad ante el Gobierno de la Republica ya que entre los 60-70 era la época de muchísimos apoyos de la federación al campo, era la “Revolución Verde” promovida a nivel internacional por el agrónomo Norman Bourlaug, muchos países doblaron apoyos al agro, México entre ellos, por ello la Escuela Técnica Agropecuaria de la U de C logró una gran importancia estatal y nacional por la calidad de los técnicos egresados que se incorporaron al trabajo por todo el país en diferentes dependencias federales y gobiernos estatales, el suscrito a la semana de egresar en dicha escuela ya estaba trabajando en Conafrut en Villahermosa Tabasco, al egresar se tenía trabajo seguro, los prestigiados Directores Carlos Recordón y Carlos Aviña hicieron historia, después aparecieron muchas otras carreras superiores, entre ellas la Escuela de Derecho, la Escuela Superior de Ciencias de la Educación, la de Agronomía y Veterinaria, etc. Después de los 80 se consolida y logra posicionarse en el país y después inició el intercambio educativo, se internacionaliza logrando un buen lugar nacional.

 

LA FEC La Federación de Estudiantes Colimenses fue base para la consolidación de la U de C, creada en 1955 por acuerdo de diferentes presidentes de grupos de estudiantes en diferentes escuelas, la promovieron y la encabezaron en diferentes épocas; Ángel Mario Martínez, Jaime Enríquez Casillas, Humberto Silva Ochoa, Juan José Farías, Rodrigo Rosales, Felipe Chávez, Arturo Figueroa, Héctor Pizano, Agustín Martel, Fernando Moreno Peña, Ramón Pérez Díaz, Arnoldo Ochoa González, Arturo Aguilera, José Ernesto Ceseña, Zenén Campos, Alfonso Muñiz, Adrián López, Ernesto Pazarín, Fernando Mancilla, Héctor Magaña entre otros, que no recordamos hasta llegar al actual dirigente. La FEC aunque ha sido parte en la gobernabilidad y estabilidad de la Universidad, también ha evitado que tengamos tres décadas sin huelgas, sin movilizaciones estudiantiles y mucho menos enfrentamientos violentos con el gobierno del estado como lo han tenido la mayoría de las Universidades.

 

La Universidad de Colima se ha consolidado a tal grado que hoy tiene cerca de 30 mil alumnos con casi 5000 trabajadores, de los cuales son aproximadamente 2000 maestros, de los cuales son cerca de 3,500 empleados de base y 1,500 de confianza, la sociedad colimense reconoce a la institución educativa como parte fundamental del desarrollo estatal.

 

LA OTRA CARA DE LA UNIVERSIDAD Como no hay mucho espacio para exponer todos los temas, durante tres o cuatro miércoles abordaremos los asuntos de los grupos políticos que han cuestionado severamente la trasparencia administrativa y política de la institución con o sin razón, como ocurre en todo el país y por la demanda de la propia sociedad colimense que desconoce la realidad sobre vida interna de la Universidad, promoviendo mucha especulación, sobre el supuesto control histórico político de la misma, sus conflictos, la lucha de los bienhechores y los detractores,  que aseguran que la autonomía no es sinónimo de impunidad o de permitir la corrupción o desvíos de recursos públicos, pero la defensa de la autonomía es clara, y se acredita con la manifestación pública reciente de los universitarios contra Vladimir Parra e Indira Vizcaíno, llegando al Congreso del Estado denunciándolos y acusándolos en pretender inmiscuirse en asuntos que les compete a los propios universitarios, pretendiendo violar su autonomía.

Finalmente vale la pena valorar también la denuncia pública que hizo nuestro presidente del país, Manuel López Obrador en una conferencia mañanera, asegurando que su Gobierno buscará que las universidades públicas transparenten el uso de los recursos públicos que les entrega el Gobierno Federal para evitar la corrupción y su control por los "caciques", dijo que hay sospechas de casos graves de corrupción ya que actualmente existen universidades vinculadas a partidos políticos, fuera manos dijo, la mayoría tienen influencia política y están vinculadas a partidos y a las comisiones de los Congresos, manejadas por ex Rectores e integrantes de los grupos que manejan las universidades por años. Agregó que la queja nuestra y del país es que ese dinero público no se aplica bien, ya conocemos todo lo que sucedió con la famosa Estafa Maestra señaló, advirtiendo en otro discurso que hay mucha diferencia entre lo que ganan y se jubilan los rectores y funcionarios, en relación a los maestros que ganan y se jubilan con una miseria.

 

Nuestra sociedad colimense merece tener diferentes versiones sobre lo que ocurre en realidad en la Universidad de Colima, nuestra opinión quizás no sea la mejor pero será apegada a las fuentes que tenga a la mano pues estamos obligados todos los ciudadanos a tener una mejor visión introspectiva del avance y del uso de los recursos públicos, y no únicamente de la Universidad de Colima sino también de las dependencias y gobiernos que manejan dinero público, ni duda cabe.