LA TRANSICIÓN QUE VIENE CON OBRADOR

El primero de diciembre se realizará la transición política nacional del gobierno de la república que encabezará Manuel López Obrador con su nuevo gabinete federal, este cambio político nacional está basado en los resultados electorales, decisión respetada por los contendientes, los partidos, gobernadores y estructuras gubernamentales, logrando tejer después muchos acuerdos en los últimos meses para consolidar una transición política tranquila por el bien de la nación.

 

Aunque se ha cuestionado muy duro en las redes sociales y en algunos medios nacionales a Obrador y a su gabinete que dio a conocer anticipadamente, argumentando que han declarado con aciertos y errores aparentemente contradictorios a lo largo de su campaña y ahora en su próximo cargo, pues hay muchos críticos que generan especulación y falsas expectativas pretendiendo generar incertidumbre al nuevo proyecto nacional que inclusive todavía no comienza.

 

López Obrador es un ideólogo que se propone transformar a México en lo político, así aseguran los Morenistas, es considerado como el gran líder que logrará el cambio en lo económico y en lo social, Obrador dijo en campaña que logrará un cambio gradual aún con inercias y críticas gubernamentales o empresariales, en lugar de que se dé un levantamiento violento social como ya se estaban dando en algunas regiones del país. En cuanto a las políticas económicas, el presidente electo dice que aumentará el gasto a favor de las mayorías más pobres, pero sus adversarios, entre ellos destacados analistas fiscales y empresariales, argumentan que los ahorros distan mucho de poder cubrir su larga lista de deseos, dado que prometió que no aumentará los impuestos ni habrá déficits importantes, su bandera es abatir la corrupción, reducir dependencias federales y bajar los grandes sueldos.

 

A muchos críticos les preocupa que ponga en práctica una economía parecida a la de Hugo Chávez, rechazan que venga a su toma de protesta porque piensan que igualmente gastará lo que no se tiene, pero la experiencia de Obrador en su mandato como jefe de Gobierno de Ciudad de México dice lo contrario, modernizó a la ciudad más grande del mundo, hizo miles de obras y la gente adulta hasta hoy lo reconoce y lo apoya porque fue el primero que inició con aportaciones para las personas de la tercera edad que no tenían respaldo social, excepto los pensionados y jubilados.

 

La opinión pública está siendo hoy cada vez más dividida porque Morena no tiene estructuras en los estados de Comunicación Social y a nivel nacional tampoco, y los errores se multiplican y los aciertos se diluyen como es la propia eliminación de la pésima reforma educativa que siempre señalamos aquí y la suspensión de las pensiones vitalicias a los ex presidentes, la críticas más fuertes contra Obrador fue la suspensión de la construcción del gran aeropuerto internacional de la Ciudad de México y el alboroto que crearon los multimillonarios por la advertencia política de la Cámara de Senadores a los grandes inversionistas dueños o accionistas de los bancos nacionales que son parte de los que operan esta gran inercia política para proteger sus intereses económicos.

 

Ricardo Monreal Ávila al frente de la Cámara de Senadores es quizás el político izquierdista mas puro, experimentado y hábil de los Morenistas, después de Obrador y Muñoz Ledo quieran o no reconocer e hizo muy bien en solo advertir políticamente a los multimillonarios para que sacaran las manos de las grillas por la suspensión del aeropuerto, pues tan solo presentaron la iniciativa los senadores para bajar las comisiones bancarias en México porque son las más caras a nivel mundial, lo cual era otro aparente golpe a los multimillonarios mexicanos y se hizo una lloradera de los dueños de los bancos, creando su amenaza con la caída de la bolsa de valores, lo que generó hasta nerviosismo y aparente división al interior de Morena, porque no entendieron el mensaje político, pero se vio que les dolió más que la misma suspensión del aeropuerto, pero la amenaza política del Senado fue la correcta, porque era un mensaje para parar o advertir a los multimillonarios accionistas que están grillando en esta transición del país, pues el reporte del 2017 de la propia Bolsa Mexicana de Valores dijo que los Bancos de México habían ganado 137 mil 735 millones de pesos, superando ganancias a la mayoría de los bancos a nivel internacional, cobran las tarjetas, los intereses y las comisiones más altas a nivel mundial.

Desde un inicio hemos valorado y comentado en nuestros análisis que el cambio político nacional no se da únicamente en las urnas, y no es ni será sencillo, será complejo en los próximos seis años, porque vemos que los grandes capitales generan muchas inercias y están al tanto con sus miles de ojos y voces de los medios nacionales ante cualquier error del nuevo gobierno, el cambio esperado puede desvanecerse pronto si no hay unidad interna de Morena o distorsionarse si quienes lo llevan en la esfera nacional se dividen, y así pierden la capacidad de convocatoria ciudadana, porque todavía habrán muchos otras grandes piedras en el camino como son  los problemas nacionales de la inseguridad pública que aparecerán a nivel nacional, en los estados y municipios del país. Pero esto no significa que López Obrador no logrará una mejora social, un cambio en beneficio de los rezagos, esperamos que le vaya bien a Obrador y mejor aún a nuestro país, pero Morena se ve que se divide con sus declaraciones de choque entre ellos mismos, esto genera más nerviosismo social porque la esperanza del cambio es mayoritaria hasta hoy.

 

Afortunadamente en nuestro estado de Colima en forma reiterada el gobernador del Estado Ignacio Peralta ha creado condiciones y dado muestras para lograr pacíficamente esta transición política nacional al tender algunos puentes de encuentros y de trabajo con líderes Morenistas empezando con el propio presidente electo Manuel López Obrador quien vino agradecer el voto colimense y se reunió con el gabinete estatal para precisarles su gran proyecto de nación, así mismo se ha reunido el ejecutivo estatal con los legisladores federales de Morena, incluyendo a Mario Delgado Coordinador Morenista en la Cámara de Diputados, igualmente con los alcaldes y diputados locales de diferentes partidos, así mismo con la Coordinadora estatal Indira Vizcaíno. En cambio en otros estados la transición es más frontal.

 

Esperemos también que varios problemas de la entidad se resuelvan pronto con la entrada del nuevo gobierno federal, pues deben saber todos que las elecciones y la grilla ya pasaron, ahora son funcionarios y representantes sociales sin partido, urge trabajar todos juntos a resolver conflictos sociales ahora unidos, cada quien en su ámbito como gobiernos; federal, estatal y municipales, y debería empezarse por atender y resolver el gran problema estatal y nacional que se tiene por la creciente ola de robos generada principalmente por las adicciones y por delincuentes comunes que no les gusta trabajar, Colima requiere unidad de las fuerzas federales, estatales y municipales.