LA SUCESIÓN ESTATAL EN MARCHA - ANÁLISIS POLÍTICO

Por Abel González Sánchez

 

A pesar del impacto que nos provocó el famoso Coronavirus originando un vuelco en las políticas públicas de los tres niveles de gobierno; federal, estatal y municipales, para enfocarlas hacia el control de la enfermedad para evitar mayores contagios de la población, la sucesión estatal en Colima sigue avanzando, pues los tiempos nadie los puede detener y siguen corriendo a favor de los que han trabajado para la sociedad y de los que tienen una carrera política y también va en contra de los que van iniciando y que teniendo una gran oportunidad con sus nuevos cargos, no han podido crecer por razones personales, por falta de trabajo y de visión política.

 

En este sentido si hoy fueran las elecciones los posibles candidatos con fortaleza a la gubernatura fueran muy pocos, demasiados pocos, porque el Coronavirus también dañó a los procesos electorales debido a que los partidos ni los candidatos podrán realizar las acciones programadas que tenían para el presente año del 2020, perdieron su oportunidad. Otros pelean las diputaciones federales, locales o alcaldías, pero ya no les alcanzará para poder ganar popularidad, y menos ganarán solo mediante la crítica, las denuncias o las calumnias, como se hizo en el 2018, se necesitan ahora ver sus obras, acreditar su labor legislativa o administrativa al frente de las alcaldías, si quieren ganar o repetir plato, pues ya son gobierno todos, Morena, PRI, M.C. y PAN, pues ahora podemos ver quién es quién en los aspirantes.

 

Reconocemos que hay algunos aspirantes a la gubernatura o a las alcaldías pésimos, pues algunos han caído hasta en lo ridículo y en la burla popular, pero según ellos desean volver a postularse, otros diputados locales o regidores son hasta desconocidos por la gente que supuestamente representan, pero ahora quieren de nuevo reaparecer en las boletas, el panorama se ve complicado para todos los partidos y más para los que tuvieron la oportunidad de crecer pero la desaprovecharon, pues poco a poco el escenario estatal se va modificando por sus propios errores, aun cuando el factor Morena que generó el cambio y muy altas expectativas sigue sin resolver su gran conflicto interno de partido local y nacional, y de remate sus aspirantes a la gubernatura de Colima que son muchos, continúan no únicamente divididos, sino confrontados, y será difícil su reconciliación pues los golpes han sido abiertos y de frente.

 

LA CRISIS DE LOS PARTIDOS Según Cuauhtémoc Cárdenas y Beatriz Paredes, ambos experimentados líderes nacionales con gran prestigio, el primero de la izquierda y la segunda en el PRI, en reciente entrevista en cadena nacional, aseguraron reconocer que vivimos una grave crisis de partidos por el descontento nacional generado por la confrontación abierta de los propios partidos. Cárdenas asegura que a partir del 2018 con el arribo de Morena prácticamente se terminó con los partidos apoyando a un líder no al partido, pero resulta que el partido de Morena está partido, no dio el resultado esperado y está callado, sin poder hablar, no tienen propuestas y está muy dividido, por ello están naciendo para el 2021 otros partidos alternos que al final se pulverizarán por sus liderazgos locales que buscan espacios, por ello asegura Cuauhtémoc que la gente votará por los líderes estatales naturales a gobernadores porque los nuevos no les alcanza el tiempo para surgir. Para Beatriz Paredes la crisis de los partidos es generalizada, no es únicamente para el PRI sino para todos, en México y en especial en Latinoamérica, dijo que el problema es que quienes arriban llegan criticando a todos de corruptos crenado la idea de la gente que la política es corrupta, pero al llegar por ejemplo Morena, tiene que encarcelar y acreditarlo, no se vale generalizar sin pruebas, debemos precisar con nombres, fulanito o perenganito se robó esto y aquí están las pruebas y va a la cárcel, porque no se justifica acusar a la actividad política como corrupta para solo ganar simpatías y engañar al pueblo, porque es deshonesto ganar una elección a base críticas sin bases y sin hacer un trabajo que merecieran estar en un cargo, por esto en el 2021 consideramos que el escenario cambiará.

 

NADA SEGURO PARA NADIE Por lo anterior y por muchos otros factores podemos asegurar que no hay gran ventaja política para ningún partido ni para ningún precandidato, pues visualizamos que la sucesión estatal en Colima también fue dañada por el famoso virus ante la declaración de la emergencia sanitaria que inmoviliza a los aspirantes, a todos les llegó el impacto de la pandemia inclusive a los activistas de los partidos, los encerró en sus casas desde el pasado mes de marzo hasta mayo o quizás hasta junio, y ya no podrán crecer, se quedarán con la talla que tienen y varios están destinados a solo terminar su período que les corresponde, pues el proceso electoral legal del 2021 inicia entre los meses de septiembre y octubre del presente año 2020, por ello decimos que serán pocos los que realmente pueden ganar.