LA SOCIEDAD PIDE UN CAMBIO EN EL PAÍS

El sistema político que se fue arraigando como consecuencia de la revolución mexicana ha terminado su ciclo con la gran decisión electoral de los mexicanos a favor de Morena que representa Manuel López Obrador, ganando así las cámaras de senadores y diputados federales, muchos congresos estatales, cuatro gubernaturas y cientos de presidencias municipales, pero la transición del poder político no concluye en las urnas, el triunfo electoral opositor a favor de Morena apenas comienza y no será tan sencillo como pensamos de solo haber ido a cruzar por todos los candidatos de Morena, la ciudadanía debe estar consciente, más alerta, mejor informada y más participativa, porque la complejidad de una alternancia de un país no es tan sencilla en ninguna parte del mundo.   

 

El primer ejemplo de que no es sencillo es el desencuentro político en el gran dilema de la construcción del aeropuerto de la ciudad de México en donde hay poderosos intereses económicos y políticos que la sociedad mexicana desconoce, y que López Obrador y su equipo desconfían y dudan de los pactos que hicieron los grandes inversionistas con los altos funcionarios del gobierno federal en ese mega proyecto, que inclusive estimaron este proyecto en 164 mil millones de pesos y ahora va en más de 300 mil millones, es el doble, por lo que hay razón para dudar, inclusive de reventarlo, por ello la consulta nacional que ayer concluyó y que es lógico según colaboradores cercanos de López Obrador hasta hoy no tienen toda la información de fondo, lo mismo que les ocurrió a los propios morenistas que recibieron los ayuntamientos, nunca informaron los ex alcaldes la realidad de sus deudas o lo que había en el cajón, hasta que dejaron el poder. Sea cual sea el resultado de la encuesta que ayer terminó los golpes políticos mediáticos continuarán en las redes y medios nacionales.

 

LA CASETA DE CUYUTLAN Un ejemplo de posibles irregularidades o corrupción en las grandes obras públicas concesionadas a empresas privadas como sucede hoy sobre el aeropuerto de México es el conflicto del caseta de cobro ubicada en Cuyutlán, Colima. El documento de la concesión de esta caseta fue para 9 años 3 meses y fue suscrito el 9 de noviembre de 1990 pero sorpresivamente fue modificado el 17 de diciembre de 1992  para ampliarlo a 14 años para así poder cubrir los 305, 349,000,000. de viejos pesos a valor de esa fecha, porque supuestamente los aforos no eran los programados, pero en 1994 es decir a los otros dos años más, hacen otra sorpresiva modificación para extenderla por otros 24 años 7 meses con el pretexto de la construcción del libramiento de Manzanillo y el 19 de noviembre de 2010 se hizo otra cuarta modificación del plazo y fue a 30 años, pero no se sabe si a partir de 1990 o del presente para explotarla hasta el año 2050 porque argumentan que todavía no cobran sus inversiones y que además estaba haciendo inversión en otros estados, ¿Entonces habrá dudas justificadas de corrupción o no? ¿Estarán así la mayoría de las casetas de cobro en el país?

 

En Colima la caseta de Cuyutlán se ha convertido en una bandera política de partidos y grupos a su interior, generado inconformidad también de la ciudadanía apoyando a los manifestantes que han optado por continuar tomando la caseta Cuyutlán para dejar el paso libre, en tanto no se de una resolución de fondo, pues los manifestantes locales no aceptaron la propuesta de la empresa de dar un descuento a los colimenses, por dos simples razones, la primera; ya no creen en las falsas promesas de descuentos que no cumplen porque los complican y los evaden y dos porque concluyó su término para su explotación y operación y quieren que se retire, así de simple y por otra parte el gobernador del Estado de Colima, Ignacio Peralta presentó la demanda de revocación de dicha prórroga de concesión.

 

 

Hay signos que apuntan hacia un nuevo sistema político nacional, pero incierto porque todavía no asume realmente el poder el gobierno de la república, por tal motivo es imprescindible la unidad política de los propios morenistas y de la reorganización de su partido a nivel nacional y en los estados, ya que hay indicios como el caso de Colima que hay liderazgos morenistas que trabajan independientes y van por la libre, con protagonismo político pareciera que estuvieran en plena campaña como candidatos a la gubernatura creando incertidumbre estatal, dañando al proyecto nacional de Obrador porque falta mucho tiempo para las campañas del 2021. Los colimenses también piden un cambio en el país y ojalá se logre con más congruencia y unidad.