LA RESURRECCIÓN DE LOS DINOSAURIOS TRICOLORES - AL DESNUDO

Edgar Rodríguez H.

Justo el mero Día Internacional de la Juventud, el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional, José Manuel Romero Coello, anunció la cobertura de 2O cargos que tenía vacantes con personajes de muy corrupto pasado silverista-anguianista, auténticos dinosaurios como Carlos Cruz Mendoza, ex delegado en Colima de la Secretaría de Desarrollo Social en tiempos de la Estafa Maestra por la que su protectora y gran amiga, Rosario Robles Berlanga, está tras la rejas desde hace un año en el Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla sin que el Gato por mera gratitud la haya visitado jamás.

Nada tienen que aportarle al PRI en peligro de extinción los mismos personajes que lo llevaron a la más estrepitosa derrota de su historia en los comicios del pasado 1 de Julio de 2018 cuando los electores castigaron en las urnas la corrupción, los abusos de poder y la impunidad de sus funcionarios como Carlos Cruz Mendosa a quien hoy resucita a la vida política un muy despistado José Manuel Romero Coello que derecho va a entregarle las llaves de Casa de Gobierno y Complejo Administrativo a la oposición.

Se entiende que un mal asesorado, Romero Coello, a toda vaya, pero hasta los más institucionales priistas que todo callan y aceptan se pararon de puntas con la reaparición en escena de cara a las elecciones de 2021 de tantos nombres de mujeres y hombres de la política colimeña juntos, auténtica burla para los militantes de a de veras y para los electores que le darán al PRI de Romero Coello y Compañía cristiana sepultura.

La resurrección de los dinosaurios tricolores es clara señal de que el mando estatal priista ya está resignado a entregar la plaza a quienes inaugurarán la alternancia en la gubernatura de estado que lograron evitar en 1997, 2005 y 2015, Tanto ha ido el cántaro al agua que terminará quedándose dentro del pozo de los malos deseos y negro historial del PRI en el estado. Para colmo, a nivel nacional lo trae AMLO de la gamarra con los escándalos de corrupción hasta las manitas de Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray y Caso y Miguel Ángel Osorio Chong, queridos amigos todos de Don Gato Carlos Cruz Mendoza.

Hay que recordar que en la campaña electoral de 2012 el gato dinosaurio fue nada más ni nada menos que Coordinador Estatal en Colima de la campaña en la que hubo mucho dinero de dudosa procedencia del candidato del PRI/PVEM a la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, ahora en capilla por la escandalosa corrupción que imperó en su sexenio, a pesar de la cual Cruz Mendoza le quemaba incienso calificando siempre sus informes de gobierno como “alentadores”, además de afirmar de él que “ha sido muy respetuoso de la gente que no comparte la misma idea, la misma ideología, pero que hará valer todo lo que esté en el marco de la ley para que se respeten las instituciones”.

Ojalá que cuando la lumbre 4teista le llegue a los aparejos,  Cruz Mendoza no vaya a salir con el canto  de su madrina Rosario, quien clama que “Se ha puesto en marcha toda una maquinaria para denostarme, difamarme, hacer escarnio de mi persona, con una saña que es proporcional al miedo y al odio que me tienen. Llama la atención que soy la única en esta condición. A quienes se les ha acusado de delitos más graves se les respetan sus derechos, y a los delincuentes del crimen organizado se les ha dejado flagrantemente en libertad. La conclusión es clara: no se trata de un ánimo de justicia. Estoy aquí porque también porque soy mujer”.

El truculento historial del nuevo Secretario de Operación Política del CDE del PRI,  Carlos Cruz Mendoza, lo califica para el cargo al que llega acompañado de su compadre Héctor Arturo Velasco Villa que después de haber perdido la concesión de automóviles de la marca Chevrolet que le heredó su difunto padre, quiere volver al poder político, sueño menos imposible de alcanzar en estos tiempos de “no mentir, no robar, no traicionar”. La resurrección de los dinosaurios tricolores operada por José Manuel Romero Coello y quien lo aconseja echa por tierra el rollo del nuevo PRI abierto a la sociedad, a los jóvenes, a rostros nuevos, ajenas a la vieja escuela política donde siempre enseñaron puras malas mañas.

El siguiente diálogo entre un capo priista (CP) y el pueblo bueno de México (PBM), no tiene desperdicio:

CP: ¡Lamento haberles robado…¡

PBM: ¿Va de devolver lo que se llevó?

CP: No, pero voy a devolverles la confianza.

CP: Si no, ¿Cómo les robo de nuevo?

PBM: ¡Uuuu, uuuu, uuuu¡

Se dice que…

*Al convenenciero a más no poder, Carlos Cruz Mendoza, el ex gobernador Silverio Cavazos Ceballos le cogió tanto cariño que quiso imponerlo candidato del PRI-PVEM a la gubernatura de Colima 2009/2015, insana intención que no pudo concretar dada la probada insuficiente aceptación ciudadana hacia Don Gato.

*Como no tiene aversiones cromáticas ni de siglas partidistas aborrecidas con tal de vivir del erario público como toda su gatuna vida lo ha hecho, Carlos Cruz Mendoza trató infructuosamente de colarse al tren de la 4T. Si fracasó en su empeño fue porque hubo quien le hiciera llegar a AMLO sus antecedentes nada edificantes en la Admiración Pública.

 

*Si la Unidad de Inteligencia Financiera investigara en seria y a fondo las inmensas fortunas acumuladas por los dinosaurios como funcionarios públicos prianistas, no quedaría gato con cabeza.