INICIA LA GRILLA DE LA SUCESIÓN EN COLIMA   - COLUMNA ANÁLISIS POLÍTICO

Por Abel González Sánchez

 

No cabe duda de que ya estamos en la sucesión política estatal, con tanto golpeteo político electoral mediático, ya no sabemos quién es el bueno o cuál es malo o bien ¿A qué otro actor político le pegarán? ahora estalló otra bomba política con el escándalo estatal sobre el presunto enriquecimiento del gobernador Ignacio Peralta Sánchez por la compra de una casa con valor de 27.1 millones de pesos en la ciudad de México, y que inmediatamente aclaró el ejecutivo que no es de 27.1 sino  de 27.7 millones, precisando una serie de argumentos y justificaciones sobre la adquisición, apareciendo a ocho columnas en los diferentes medios locales.

 

Pero, el Gober, Nacho será ¿Inocente o Culpable? de algún acto de corrupción, analicemos primero, todo se originó al parecer con una nota nacional del periódico “La Jornada” suscrita por un líder periodista profesional colimense, Juan Carlos Flores, señalando en ese medio nacional cuyo título quizás elaborado por el periódico causó revuelo; Aumenta 168 % el patrimonio del mandatario de Colima en dos años, lo que provocó interés político nacional, aunque en el cuerpo de la nota señala; En dos años de gobierno y en medio de una política de austeridad oficial, la fortuna del gobernador de Colima, el priísta Ignacio Peralta Sánchez, aumentó casi al triple al pasar de 15.7 millones de pesos en 2016 a 41.9 millones en 2018, básicamente en bienes que incluyen un condominio que compró valuado en 27 millones de pesos, de acuerdo con su más reciente declaración patrimonial.

 

Peralta Sánchez asumió la gubernatura el 10 de noviembre de 2015. En su primera declaración patrimonial de 2016, presentada ante la Contraloría General del gobierno del estado, el mandatario indicó que tenía un total de 15.7 millones de pesos, en 2017, su riqueza personal había aumentado a 20 millones 192 mil, y según la declaración patrimonial de 2018, el gobernador declaró que su patrimonio era de 41.9 millones de pesos, detallando los rubros en cada año de conformidad a sus movimientos, si leemos y analizamos fríamente dicha nota solo describe lo que el propio mandatario Ignacio Peralta declaró oficialmente ante las instancias de gobierno su patrimonio familiar, más sin embargo el juego de la interpretación es muy compleja y solo le compete al ejecutivo estatal explicarlo, empezó bien, pues lo hizo con un boletín muy cuidado, pero consideramos que el gran dilema es ahora como explicarlo mejor para convencer a la gente, miles no van a creer.

 

ERRORES EN MEDIOS CAUSAN PROBLEMAS POLÍTICOS Recordemos que el gran escándalo político de Peña Nieto no fue tanto la compra de la casa blanca de cerca de cien millones, sino la pésima estrategia mediática que uso para explicarlo con la aparición televisiva de su ex esposa, ella es buena para las telenovelas, no para para enfrentar un conflicto político, era la menos indicada para que apareciera, es una comparación burda porque al parecer la compra de Peña Nieto del inmueble sí fue producto de una gran mochada o corrupción y en el caso de Ignacio Peralta asegura que es un error interpretativo de su declaración patrimonial.

 

Lo que sí es cierto es que muchos funcionarios nunca le han dado importancia a los formatos de las declaraciones patrimoniales, altos y medianos funcionarios, inclusive Secretarios de Estado han caído en errores, omitiendo, alterando, equivocándose o corrigiendo, hay que ser realistas e imparciales, inclusive recientemente Olga Sánchez Cordero Secretaria de Gobernación y Javier Jiménez Espriú, Secretario de Comunicaciones, omitieron ciertas propiedades que causaron revuelo a nivel nacional, apareciendo hasta propiedades fuera del país y otra propiedad de cerca de 90 millones, así como 228 mil pesos mensuales de su pensión como exministra en retiro, pero no por esos errores deben ser sustituidos, es quizás error administrativo, los partidos opuestos a Morena hicieron escándalo nacional. Pero ambos funcionarios, Cordero y Spriú, siguen siendo los pilares de la administración federal y gozan de buen prestigio y honorabilidad.

 

Una de las funcionarias del gabinete federal que hicieron cambios en sus respectivas declaraciones, fue Ana Gabriela Guevara, titular de la Comisión Nacional del Deporte (Conade). Informó que sólo tiene estudios hasta la secundaria, y cobraba un salario neto de 119 mil 722 pesos, más que el presidente López Obrador, ya lo corrigió pero aparece el antecedente.

 

Hace apenas unas dos semanas que elaboramos un pequeño análisis político denominado Mario Anguiano: ¿Inocente o Culpable? porque el ex gobernador de Colima hizo diferentes acciones mediáticas muy fuertes que hizo temblar al PRI desvaneciendo todos los temas políticos para contra atacar al gobierno estatal que encabeza Ignacio Peralta Sánchez y para fijar bien su postura política respecto a la acusación de corrupción que se le acusa desde hace algunos años por el supuesto desvío de recursos públicos que aparentemente hizo la anterior administración estatal, a tal grado que le recordaron que tiene que devolver 515 millones de pesos y que será inhabilitado por 14 años, se le ratificó públicamente y Mario Anguiano aseguró que quien los recibió fue el propio gobierno estatal y mostraba documentos a la prensa.

 

Nadie duda hoy que hay un pleito político abierto entre el ex gobernador Mario Anguiano Moreno y la actual administración estatal que encabeza Ignacio Peralta Sánchez, es totalmente cierto, porque se lanzan acusaciones y señales encontradas motivadas también quizás por la nueva temporada electoral que prácticamente ya inició y que es la sucesión estatal del 2021 tal como lo señaló el gobernador Ignacio Peralta, pues viene el cambio de gobernador y del gabinete estatal así como de cambio de alcaldes, de diputados locales, etc.

 

EL GOLPE NO ES AL GOBERNADOR SINO AL PRI La grilla sobre la acusación de enriquecimiento contra el gobernador Ignacio Peralta, así como los golpes que ha recibido Mario Anguiano van contra el PRI, no tanto a ambos como personas, pues son tiempos electorales, y consideramos que la acusación televisiva nacional contra el ejecutivo estatal se originó exclusivamente por la nota del periódico La Jornada, es mi opinión. Aunque dicha nota fue objetiva y apegada conforme a la misma declaración patrimonial registrada oficialmente, el problema de fondo es la interpretación que se le da, debido a las limitantes de los mismos formatos, pues no hay espacios para tanta explicación.

Por tal motivo los medios pueden jugar con la interpretación política, una empresa televisiva la explotó, así mismo la explotarán los partidos opuestos al PRI. Corresponde al gobernador defenderse y buscar la mejor forma mediática de aclararlo, y más aún la próxima declaración patrimonial del 2019 que presentará en mayo próximo. Pero repito en la declaración patrimonial se cometen muchos errores, pero hay otra gran verdad allí nunca, jamás se localizan las grandes y verdaderas acciones de corrupción de los funcionarios de Colima y del país.

 

Así como ésta acusación política aparecerán muchos otros golpes mediáticos más, pues cada seis años es lo mismo, ya estamos en el 2020 y se multiplicarán en el 2021, algunas denuncias reales otras falsas, hasta el propio gobierno estatal participa con acusaciones falsas y detenciones arbitrarias y con amenazas abiertas de hecho ya empezó, lamentablemente también algunos malos comunicadores sacarán lana de esta temporada política y los pésimos funcionarios ya sean del gabinete estatal o de las delegaciones federales buscarán a supuestos culpables de sus errores y fracasos en sus áreas, en lugar de solucionar los problemas, o reorganizarse para fortalecer la administración estatal que está por concluir. Pero la mejor opinión es la que percibe la gente, pues en Colima sabemos quién es quién afortunadamente, salvo los que no son originarios de este bonito estado.