HUMANITAS - NIKOLA VARGOVA

¿Qué significan los Sindicatos para la ciudadanía?

 

En los últimos días nos sorprenden por todos lados información relacionada con la marcha de los sindicatos, parece que lo hicieran para empeorar el estado social de los trabajadores o complicar la situación laboral de los mismos. De igual manera como con los valores, en nuestras vidas se pierde el sentido de estas agrupaciones sociales, mismas que históricamente tenían como objetivo luchar por los derechos de los trabajadores y defender ese grupo social vulnerable.

 

En México, el nacimiento de los sindicatos empezó con el proceso de la industrialización y las primeras agrupaciones de los trabajadores, tenían por objeto precisamente defender los derechos laborales de las personas, pero también la posición al gobierno de Porfirio Díaz. Posteriormente se generó la creación de los grupos obreros armados conocidos como "batallones rojos" que fueron de manera dramática combatidos con aplicación de condenas de muerte muy traumáticos para toda la sociedad. En la segunda etapa bajo el auspicio de Carranza llego a la simbiosis entre el sindicalismo corporativo y el Estado, hasta que en el año 1931 empezó a la política represiva y se estableció la Ley Federal de Trabajo, la normatividad que defiende a los intereses de los trabajadores con el fin establecer un control sobre ellos, aunque con la certeza podemos decir que con esto no terminó el desarrollo dramático de los sindicatos y más que cierto ni se termina hasta este momento.

 

La ley nacional establece las condiciones de los contratos colectivos respecto a estos grupos, hoy conocidos como sindicatos y así debería ejercerse respecto a la aplicación de los derechos civiles y políticos de los ciudadanos, no obstante, la base se encuentra en los tratados internacionales como en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales cuales nuestro país esta parte, que fueron adoptados por las necesidades de establecer la protección de los trabajadores en el nivel internacional que se requiere en esta época de la globalización. El problema de los sindicatos, no es problema únicamente de México y las tensiones en esta área se pueden observar en todo el mundo y desde luego cada país tiene su propia receta para solucionar el problema dependiendo de las necesidades de la sociedad.

 

En México tal vez por la acumulación de diferentes ordenamientos en el nivel nacional, la legislación que el mismo trabajador ya ni entiende y la asesoría que deberían otorgarle sus representantes, desgraciadamente consiste en el único pedimento de levantar la mano para votar, nos lleva a la desesperación. Los ciudadanos olvidan el objeto y la función primordial de los sindicatos que consiste en la humanidad, la intención es ayudarse entre ellos, defender sus intereses laborales y valores. Ya no se están llevando batallas crueles como las de batallones rojos pero la violencia política nutrida con la obsesión de controlar o dirigir a su modo causa daño moral y a la finalidad más probable va resultar en los actos que no tienen nada que ver con el respeto a los derechos humanos.

Aunque con el desarrollo de la democracia, van con el tiempo desaparecer o más creo que se van a debilitar las funciones del sindicato así como lo ocurrió en varios países del mundo, porque cada hoja tiene dos lados, en este caso en un lado está el trabajador y en el otro el patrón, que también es un ser humano, pero hasta que ocurra necesitamos seguir la función del sindicato.

Es necesario tener presente que la Libertad Sindical es la expresión de una síntesis de los derechos humanos, porque a través del ejercicio de las acciones de defensa, reivindicación, participación, sociopolítica y lucha, se enriquecen los contenidos y se impulsa la progresividad de los derechos humanos en su conjunto y el derecho de los trabajadores a la libertad sindical construyen una herramienta para el fortalecimiento del ejercicio de derechos humanos en las sociedades democráticas. #hechoscolima #boletin