GUERRA SUCIA INTESTINA - AL DESNUDO

Edgar Rodríguez H.

 

La que llevan casi dos años ya librando en Colima las figuras políticas prominentes de la 4T, léase senadores, diputados federales, con licencia y sin ella, y legisladores locales, de MORENA y PT,  que se han dado con todo para allanarse el camino hacia el parto y reparto de  las candidaturas para las elecciones del  6 de junio de 2021. Los únicos que no se han confrontados son los cuatro alcaldes, dos morenos y dos petistas, quizá porque no tienen tiempo para grillas o porque no les conviene.

 

Estos comentarios no son ni respaldo ni ataques sino todo lo contrario, en la 4T la más golpeada por sus propios incómodos compañeros de viaje: Indira Vizcaíno Silva, diputada federal de mayoría relativa licenciada para desempeñar el cargo de Coordinadora en Colima de Programas Sociales del Gobierno Federal. Ella puede defenderse solita aún con los estorbos que tiene a su servicio como asesores políticos. Además, el origen de la campaña sucia en su contra es fácilmente rastreable a través de las páginas digitales anónimas manejadas por  conocidos personajes de las redes sociales que cuando son cogidos en la maroma salen invariablemente con que ya vendieron sus portales a compradores desconocidos. 

 

Un ejemplo es un reciente panfleto digital subido a la red por los estrategas en guerra sucia al servicio de dos aliados de ocasión, él y ella, ella y él,  publicaron  que “el Juzgado Segundo de Distrito recibió la solicitud de la funcionaria federal en que pretende la protección jurídica del Poder Judicial de la Federación en contra de cualquier posible actuación de la Fiscalía Anticorrupción en su contra” , reproduciendo a continuación presunta información que llevan tiempo difundiendo con los mismos textos que evidencian sus limitaciones de expresión escrita.                                                                                                                                                                                                                                    

“Vizcaíno Silva no asiste desde el 10 de julio a su oficina donde funge como titular de programas federales, aseverando que contrajo covid-19, casualmente su contagio surgió a escasos días de que el presidente de la República visitara el estado de Colima. Durante diciembre del 2019, una visita del presidente de la República a Manzanillo, representó un desaire total a Vizcaíno, cuando a ella se le impidió el ingreso al acto que encabezó el mandatario, no estaba invitada, a pesar de ser la representante del Gobierno de México en el estado, así Vizcaíno y su suplente de diputada federal Rosa Bayardo se quedaron afuera”, comentarios con los que inútilmente pretenden convencer a los ingenuos de que AMLO no la quiere.

 

“Ya totalmente libre de Covid-19 y con la suerte de haber tenido sólo síntomas leves, me emociona poder comenzar a recorrer todas las Comunidades de Aprendizaje Campesino de #SembrandoVida y todos los comités de la Escuela es Nuestra en el estado. #UnidosSaldremosAdelante”, posteó la oriunda del estado de Baja California, pero asentada en el municipio de Cuauhtémoc Colima  por muchos años, en respuesta al señalamiento nada gratuito de sus malqueriente de que “es notoria la lejanía de Vizcaíno hacia su jefe el presidente. Su proyecto político para ser gobernadora parece encerrarla y cuidarse de todos”.

 

Espantados porque “los datos de la declaración patrimonial de Vizcaíno levantaron muchas dudas y dieron paso a la polémica, por la costosa camioneta que adquirió esta funcionaria de izquierda que debe impulsar la austeridad. El escándalo aumentó por la enredada explicación que Indira dio sobre la compra de un departamento de 3 millones de pesos”, los agentes verde bugambilia se preguntan si la hija de Arnoldo Vizcaíno Rodríguez está en la mira de la Fiscalía Anticorrupción, si le filtraron que la están investigando y si están revisando-auditando su patrimonio y sus ingresos.

 

Total, dimes y diretes de lavaderos de quienes pegan por la paga pero carecen de armas, municiones y puntería, y lo único que logran es fortalecer a quien sus dos patrones tratan de quitarse de en medio a toda costa: Indira Vizcaíno Silva, la aspirante a candidata a gobernador de Colima.

 

Se dice que…

 

*Por supuesto que Indira Vizcaíno Silva no es ninguna perita en dulce; al contrario, puede pecar de soberbia, engreída y arrogante, pero de allí a sacarla de la jugada 2021 nomás porque sí como pretenden sus adversarios, principalmente identificados con Morena.

 

*Duro y tupido les pegó el jueves anterior en su muy leída columna “Serpientes y Escaleras” que publica en El Universal, Salvador García Soto, a “los trapecistas y proxenetas políticos que dirigen al Partido Verde, Carlos Puente y Arturo Escobar”, quienes por defender a su impresentable diputado federal potosino Ricardo Gallardo Cardona, indiciado por la Unidad de Inteligencia Financiera que le adjudica operaciones financieras con recursos de procedencia dudosa y presuntos vínculos con el crimen organizado, agarraron pleito con el destacado columnista.

 

*La cuenta regresiva hacia el domingo 6 de junio de 2021 marca que faltan menos de diez meses para la gran cita a las urnas convocada por el Instituto Nacional Electoral que preside Lorenzo Córdova Vianello.