Georgina Aimé Tapia comprende el mundo a través de la filosofía

Por Amelia Gutiérrez Solís

 

  (Agencia Informativa Conacyt)La filosofía es fundamental para los tiempos actuales, aseguró la doctora en filosofía por la Universidad de Valladolid, España, Georgina Aimé Tapia González, quien obtuvo este año la presea “Juana Urzúa”, al destacarse en el área de ciencias en la entidad.

“Desde que estaba muy joven, me pareció seductora la capacidad de comprensión del mundo que ofrecía la filosofía, mientras que otras disciplinas solo permiten acercarse a ámbitos parcelados y renuncian a una comprensión más amplia de la realidad”, expresó en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt.

Además, Tapia González, quien recientemente obtuvo el nivel I en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), destacó la dimensión ética de la filosofía.

“La ética representa una de las áreas de la filosofía más necesarias para nuestro tiempo y, sin embargo, en muchas universidades, la materia ética profesional está ausente del currículo”, señaló.

Estudió la maestría en filosofía de la cultura en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH). Actualmente es profesora investigadora de tiempo completo en la Facultad de Pedagogía, de la Universidad de Colima (Ucol).

Desde que tenía 14 años de edad, en esa etapa de la transición de la adolescencia a la juventud, Tapia González se empezó a cuestionar qué quería hacer y cómo quería vivir.

En esa época, ella tenía claro que no quería una existencia reducida a un trabajo autómata, sin conciencia ni plenitud, por ello decidió estudiar filosofía.

“Me interesaban las humanidades y también las ciencias, pero estas últimas no tenían esta dimensión de reflexión sobre lo humano que la filosofía sí tenía”, recordó.

Su primera experiencia docente fue en el nivel medio superior impartiendo la materia de etimologías grecolatinas. Después de estudiar el doctorado en filosofía, en España, se incorporó en 2009 como docente en la Facultad de Filosofía y en la Escuela de Artes Visuales, de la Ucol, para contribuir al desarrollo y consolidación de la filosofía en Colima.

A pesar de que filosofía no es una carrera muy demandada, Georgina Aimé Tapia estudió esta disciplina en donde ha encontrado alternativas a los problemas que enfrenta la sociedad en diversos rubros como educación para la paz, igualdad de género y ética ambiental, que son grandes valores que tienen un fundamento ético-filosófico. Sus principales áreas de interés son la filosofía feminista, estudios de género y ética ecológica.

“Desde que era estudiante de maestría, mi interés fundamental fue el estudio de las filósofas y sus contribuciones a la cultura; empecé a desarrollar una investigación sobre la filósofa alemana Edith Stein, que me llevó varios años el estudio de las mujeres en su filosofía y después me interesaron otras pensadoras”, especificó.

Posteriormente, la investigadora originaria de la Ciudad de México desarrolló estudios de género vinculados con la filosofía feminista y teoría de género.

“Estas líneas de investigación nunca las he dejado, ya que el propósito es visibilizar a las filósofas y sus aportaciones en todos los ámbitos de la cultura, cuestionar el androcentrismo en filosofía y mostrar los caminos que ellas abrieron”, explicó.

Asimismo, aseguró que no ha habido una etapa ni una corriente filosófica donde no haya habido mujeres pensantes, pero han sido invisibilizadas y sus obras muchas veces se han perdido.

Sus investigaciones sobre ética ecológica se derivan del ecofeminismo, que es un desarrollo de la filosofía feminista de vanguardia, en donde se aborda la postura de las mujeres en relación con la problemática socioambiental.

“Históricamente se ha asociado a las mujeres a la naturaleza y los hombres a la cultura, por ello desde la filosofía ecofeminista, la dimensión ética y epistemológica, principalmente, se hace una crítica de estos dualismos”, confesó.

Además considera que es un reto explorar las posibilidades que se abren para la ética ambiental desde los estudios sociales con actoras como las mujeres indígenas que protagonizan movimientos en defensa de la tierra y el territorio, que normalmente no son consideradas como productoras de conocimiento filosófico. 

Entre su producción más reciente se encuentran: "Aportaciones de las mujeres indígenas al diálogo entre filosofía y ecología"; "Graciela Hierro: filosofía de la educación en clave de género"; "Hacia una educación filosófica para la igualdad de género y la sostenibilidad medioambiental: el pensamiento de Ann Sharp; "Edith Stein y Simone de Beauvoir: filosofía, feminismo y experiencia vivida" y "Ética ecológica y derechos de las mujeres: un acercamiento a los movimientos socioambientales en México", entre otros artículos.

“El objetivo de estudiar filosofía es muy complejo porque tiene que ver con construir alternativas para una vida mejor, tanto en lo individual como en la colectividad”, expresó durante la entrevista realizada en su cubículo.

En este 2017, la filósofa fue reconocida por parte del Congreso del Estado con la presea “Juana Urzúa”, al destacarse en el campo de las ciencias en la entidad.

“En un contexto agresivo contra la filosofía, a la que se considera un estorbo en la guerra contra la razonabilidad y el pensamiento crítico, sentí una gran alegría al recibir el reconocimiento a la mujer en la ciencia. Considero esperanzador que en un Estado de la República donde el índice de mujeres filósofas es bajísimo, se haya reconocido a la filosofía feminista por sus aportaciones al conocimiento”, expresó.

Por último,  manifestó que espera que dicha presea contribuya a mostrar la necesidad y el valor de la filosofía para pensar en una cultura de igualdad entre mujeres y hombres, sustentabilidad ambiental y paz.