FEMINISMO CONTRA MASCULINIZMO - HUMANITAS

Nikola Vargová 

 

Hace poco festejamos el Día de la Mujer, que este año nos motivó a una lucha por la igualdad. Se luchó por la despenalización del aborto, por la no violencia, por la igualdad entre la mujer y él hombre, por los derechos de las mujeres como tal. Por todos lados nos bombardearon con  imágenes de situaciones conflictivas que ocurrieron durante estas marchas. En la realidad, deberían ser pacíficas, sin desnudes, ni agresiones. Lo más que tocó mi corazón fue una foto de la Ciudad de México de una marcha "pacifica" en la cual una mujer agredió a una mujer policía que estuvo cuidando la seguridad de las personas que participaron en la marcha. En este momento me pregunté ¿hasta dónde vamos a ir? Parece que estamos en una guerra de todos contra todos, lamentable.

 

Muchos hablan sobre igualdad sin saber que realimente significa esta palabra.  La histórica Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada el día 10 de Diciembre de 1948 estableció que todos seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y que toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamadas en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma y finalmente, 60 años después todavía está fallando la aplicación. El problema radica precisamente en la "universalidad". Cada sociedad, cada cultura tiene sus condiciones específicas y la aplicación de la universalidad tiene que ajustarse y acoplarse con las condiciones culturales.

 

Históricamente la mujer siempre estuvo sosteniendo el primer lugar dentro de las comunidades, por diferentes razones, la mortalidad de los hombres en las guerras las llevó a la necesidad de tener varias parejas en la visión de guardar la familia. La especie, la vida. La mujer siempre tuvo una tarea especial, pues de ella viene la vida. Poblaciones con mayor número de mujeres como hombres crecen, pero en las situaciones contrarias lógicamente disminuye el número de la población. La mujer siempre fue la que dio un toque especial al hogar por nuestra sensibilidad, cariño y los sentimientos que traemos. Claro que en la sociedad moderna las tareas ya son diferentes y también las actividades de mujeres distintas, ya no hay guerras y la mortalidad es más consecuencia de las enfermedades, pero estamos luchando con otros problemas, falta de recursos que llevó a la mujer a la necesidad de trabajar, que en realidad no significa que nos tenemos que convertir a los hombres. Por supuesto que podemos hacer lo mismo que ellos, pero ¿Cuánto tiempo?

 

¿Así en que consiste la igualdad entre mujer y hombre? En que cuando una mujer decide ser soldado, déjenla, en que si un hombre se quiere quedar a cuidar a su bebé a vez de su esposa adelante, si la mujer quiere estudiar y hacer su carrera antes de casarse, tiene este derecho y mucho más. Igualdad en este sentido significa que tenemos que vernos como seres humanos con derechos y obligaciones  iguales, aunque nuestras disposiciones físicas y psíquicas son distintas. Nunca vamos ser iguales físicamente, la igualdad nos sirve en este sentido para guardar respeto entre nosotros, cada uno atendiendo su tarea, para que ninguna mujer que atiende niños y hogar no se sienta menos, para que ninguna mujer empresaria se siente más como su esposo con trabajo corriente. Pero esto tenemos que empezar de nosotros, de nuestros hogares, aprender a nuestros hijos valorar a sí mismo, pero también respetar la gente en su alrededor y en seguido aplicando la palabra mágica de IGUALDAD.

 

 

Las mujeres y las niñas constituyen la mitad de la población mundial y así mismo, la mitad de su potencial, la igualdad en este sentido no es únicamente el derecho humano sino ayuda construir una sociedad pacífica. Y el feminismo no es únicamente el conjunto de los movimiento con el objeto de la liberación de las mujeres y la reivindicación de sus derechos, o modo como cuestionar la dominación y la violencia de los varones sobre las mujeres y la asignación de roles sociales, pero como lo primero significa encontrar nosotras mismas como mujeres, el valor que tenemos para la sociedad como mamás y creadoras de nuestro futuro y pues en virtud de la igualdad y la no discriminación necesitamos empezar de manera pacífica para cambiar el mundo.