ESTO SE ACABA HASTA QUE SE ACABA Y MARIO DELGADO VA  POR: EDUARDO MENDOZA VARGAS* EN EL ESTAMBRE DEL GATO

La dirigencia de Morena ha tenido al frente del cargo desde el pasado 26 de enero del 2020 al ex líder del barzón Alfonso Ramírez Cuellar, quien, sin la más mínima consideración, mucho menos empatía con los militantes y simpatizantes o de los estatutos del partido que formo el presidente Andrés Manuel López obrador ha intentado de todas las formas  habidas y por haber tratar  de continuar en el cargo hasta pasadas las elecciones del próximo año y con ello lograr lo que en su momento la ex candidata Bertha Luján no pudo, el tener injerencia en las posibles candidaturas.

 

Es tal su despliegue de maniobras que primero acepto con bombo y platillo el resolutivo  emitido por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) , donde lo ratificaban como presidente interino por algunos meses, para después ir en contra del mismo tribunal, cuando se le obligo a iniciar el proceso de renovación; situación que no le cayó de lo mejor a dicho político o su camarilla, puesto que ahora tratan con todos los medios conocidos el echar abajo la elección que en estos días se encuentra en sus últimos momentos en la tan mencionada encuesta abierta, ejercicio pedido por la mayoría de las y los simpatizantes y militantes de MORENA.

 

Haciendo memoria es importante recordar que el 20 de agosto del 2020 la Sala Superior del Tribunal Electoral Federal ordenó al Instituto Nacional Electoral (INE), el organizar la encuesta con la que se renovaría la presidencia y la secretaría general de MORENA y con esto por primera vez en la historia miles de mexicanas y mexicanos votaríamos para colocar al dirigente nacional de un partido, pero a pocos días de que se dé a conocer el resultado de las encuestas el TEPJF, circuló en diversos medios un documento donde con acciones un tanto extrañas este órgano, se arrepiente por completo de los resolutivos que ha emitido previamente y ahora pretende que la encuesta abierta no es el instrumento viable para dicha elección, tanto que planean anularla. De llegar a cumplirse esa supuesta idea y se anule esta elección, este órgano podría terminar con la reputación por los suelos, puesto que muchos mexicanos y mexicanas, podrían ponerse en contra de cualquier decisión que tome en el futuro, como lo plantea la nota del portal www.político.mx Delgado dice que TEPJF se juega credibilidad como árbitro en 2021, donde el Diputado Federal Mario Delgado menciona: “Es grave que el TEPJF se retracte de sus resoluciones, lo que está en juego es su credibilidad y es delicado porque será el árbitro para el 2021”.

 

El coordinador de los diputados federales es quien, hasta el momento, se posiciona como el favorito de diversos sondeos y encuestas, así como de representantes federales y locales, dirigentes nacionales, locales, militancia y simpatizantes de todo México para ocupar la presidencia de morena.

 

El legislador originario del Estado de Colima ha hecho mucho hincapié en trabajar por la unidad de MORENA, así como en retomar el instituto de formación política para preparar a las y los nuevos cuadros del futuro, pero sobre todo que el movimiento sea fiel de la cuarta transformación y del presidente Andrés Manuel López Obrador, no como muchos aspirantes han mencionado en sus propuestas.

 

A casi un mes de iniciado y a solo 3 días de finalizar el proceso de renovación del Instituto Político mejor posicionado en el país, se debe de reflexionar sobre si el proceso en sí con el tiempo por terminar, las encuestas sumamente avanzadas, la militancia y simpatizantes esperanzados por un nuevo líder partidista y el proceso electoral del siguiente año, serán motivos suficientes para que los magistrado del TEPJF, tengan a bien replantearse si es políticamente correcto el retroceder en sus mismas acciones previamente avaladas, o si todas las anteriores resoluciones fueron la calentura del momento y ya en este punto quieren dar un borrón y cuenta nueva, dejando como novia de rancho a toda la sociedad que está atenta al resultado que en teoría el INE debe de dar a conocer el próximo once de octubre.

 

El Tribunal según cual sea la decisión que tome en este proceso de cambio partidista, será juzgado por la sociedad, la cual difícilmente se quedará con los brazos cruzados, y obtendrán más que 15 minutos de fama por sus buenas o malas decisiones según sea el caso, pues entonces estimado lector se puede preguntar de que sirvió dar voz y voto a la ciudanía en un proceso interno de un partido, cuando a escasos días de finalizar esta elección se quiere quitar el derecho que ellos mismos dieron. 

 

Las encuestas son claras y la contienda por la dirigencia de MORENA está como en el argot del pueblo entre el pinto y el colorado, o mejor dicho entre Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo quienes encabezan las encuestas, solo uno saldrá victorioso y decidirá no solo el futuro del partido que llevó al triunfo al actual presidente, sino el destino de México por los próximos tres años.

 

Hasta aquí dejamos este enredo que vaya que esta enredado, a la espera de saber si gana Mario o Porfirio, o en una de esas gana el tribunal y todos perdemos.

 

 

*Autor de la Columna: “En el Estambre del Gato”, Licenciado egresado de la Escuela de Mercadotecnia de la Universidad de Colima, analista independiente, docente, community & social media manager y rescatista animal