ESMERALDA  ¿MÁRTIR? - AL DESNUDO

EDGAR RODRÍGUEZ H.

 

 

Quien no conozca la vida, obra y milagros de la política pastora cristiana, Esmeralda Cárdenas Sánchez, que le crea la postura de mártir por sus creencias religiosas (“Como ser humano me duele esta injusticia, pero como creyente y sierva de Dios me siento fortalecida y agradecida con Dios por el privilegio de padecer por su Nombre”), que ha asumido para justificar su mensaje discriminatorio contra la diversidad sexual que difundió en su cuenta de Facebook la semana anterior confundiendo el reino de Dios con el gobierno del César, su Biblia con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sus funciones como funcionaria pública con su misión de difundir la palabra divina, todo lo cual llevaba casi dos años haciendo con cargo a la Administración Municipal de Colima.

 

Soberbia a más no poder, la pastora Esmeralda  no aceptó la invitación que su ahora ex jefe, el alcalde Leoncio Alfonso Morán Sánchez, le hizo a ofrecer una disculpa pública a quiénes se sintieron ofendidos con la cita bíblica acomodada a modo por ella para satanizar las prácticas homosexuales. Como no dio su brazo a torcer, no le dejó otra alternativa a quien manda y gobierna en Torres Quintero 85 Centro que solicitar su renuncia aunque, generoso, nombró en su lugar a Sandra Viviana Ramírez Anguiano, amiga de Cárdenas Sánchez. O séase, la retiro del cargo sin quitárselo.

 

Esmeralda Cárdenas Sánchez está en todo su derecho de profesar la fe religiosa que mejor le acomode y de expresar sus ideas al respeto, siempre y cuando con ello no afecte derechos de terceros como lo hizo con su cita bíblica para sentenciarles a los aludidos un “No practiques la homosexualidad, al tener relaciones con un hombre como si fuera una mujer es un pecado detestable”, frase que podría  llevarse, por razones de equidad de género, a “ tener relaciones con una mujer como si fuera un hombre” dirigido a las damas.

 

Como dice ciertamente el Columnista Carlos Maldonado Villaverde en que “sin intención de lastimar, pero sí de hacer una crítica precisa para ayudar a que aquellos que profesan la religión cristiana comprendan lo que quienes no creemos en sus ideas esperamos de ellos, diré que no me parece correcto que un funcionario de un gobierno laico ventile sus ideas mesiánicas, de manera tan insistente que parezca que su vida está condicionada por sus creencias místicas y no por su responsabilidad asumida en el ejercicio de su cargo. Además, detesto los discursos de odio”

 

Leoncio Alfonso no cesó a Esmeralda Cárdenas por su fanatismo cristiano, sino por haber condenado públicamente desde su trono en el Ayuntamiento de Colima  a la comunidad gay colimeña que supera con creces la membresía de cualquier rebaño cristiano como al que pertenece la hermana Esmeralda. Los adversarios de L8 que celebran su pérdida de simpatizantes cristianos debieran también calcular los más que ganó entre los electores del gremio “LGTBI” con su firme y apegada a la legalidad postura”.

 

El columnista Bibiano Moreno Montes de Oca también pone los puntos sobre las íes al expresar que “al alcalde capitalino, Locho Morán Sánchez, lo quieren poner en la misma condición del cohetero, que nunca queda bien con nadie: si truena el cohete, rechiflas; si no truena, rechiflas también. Así, si el edil cumple con la ley, malo; si no cumple con la ley, malo también. En el fondo, por supuesto, prevalece la insidia política de los que lo ven como un peligro político por ser el opositor más competitivo que habrá en Colima en la elección del próximo año”. 

 

El craso error que cometió Leoncio Alfonso Morán Sánchez fue haber integrado a la ex panista y ex verde ecologista Esmeralda Cárdenas Sánchez, primero, a su equipo de campaña; luego, como Secretaria en su administración municipal en 2018-2021. Y como siempre, con su hermano de sangre, José hilvanando bajo su tutela,  a quien se lo impuso en un lugar privilegiado en su lista de candidatos a regidores. Muy caro pagó Locho la adhesión a su causa emecista de una mujer política que venía de ser ampliamente derrotada en las elecciones de 2015 cuando contendió por la alcaldía de Colima. Se equivocó de pe a pa, pero como rencoroso no es, le respetó su parcela en la persona de Sandra Viviana Ramírez Anguiano.

 

Se dice que…

*Para las elecciones de 2015, Esmeralda Cárdenas Sánchez, hechura de Jorge Luís Preciado Rodríguez,  iba a ser la candidata a presidente municipal de Colima por su entonces todavía partido Acción Nacional, pero además se les puso muy exigente a los capos del panismo colimense: “Acepto siempre y cuando yo nombre a todos los integrantes de la lista de candidatos a regidores, y que mi hermano José encabece la de candidatos a diputados locales plurinominales”.  

 

*Como resultado de su sobrevaloración política e intransigencia, Héctor Insúa García le entró al quite y ella se fue a perder con el PVEM recibiendo una regiduría de consolación que le permitió disfrutar de tres años de buenos ingresos. 

 

*Habrá que esperar para ver qué partido la recoge de cara al 2021, de suerte uno de los nuevos que hasta candidata a gobernadora la podría nominar como el cristiano el Partido Encuentro Solidario, si llega adquirir la franquicia de partido político.

 

 

Esta nueva empresa