ENCUESTAS VEMOS, FAKE LIKES NO SABEMOS - EN EL ESTAMBRE DEL GATO

Por: Eduardo Mendoza Vargas*

 

Entre festejos, propósitos de año nuevo y un sinfín de buenos deseos comenzamos este 2020; sin imaginarnos la situación en la que estaríamos a finales de marzo cuando la COVID 19 llegó a nuestro País, pero sobre todo a nuestro Estado. Todos tuvimos que cambiar nuestra rutina, incluyendo a las y los políticos, quienes algunos de ellos comenzaron su trabajo de campo repartiendo despensas y apoyos a las familias colimenses; aunado a esto la mayoría tuvo que encontrar alternativas a sus estrategias publicitarias y de posicionamiento de imagen, donde las redes sociales fueron ganando mayor participación en su proyecto dando día a día una mayor, aunque sesgada visualización a todas las acciones que realizaban. 

 

A pesar de las medidas sanitarias de esta pandemia se debe de estar consciente que este año es el inicio de la jornada electoral, momento en que algunas figuras políticas salen de su escondite; comienzan a salir en portadas de “revistas” deportivas, sociales o de cualquier índole, en encuestas, anuncios en el transporte público de diferentes municipios, sin olvidar la publicidad de cuanta red social se les atraviese, esto para hacerle ver a la sociedad que todavía siguen vigentes, y como se dice “En política a nadie se debe de dar por muerto”.

 

Pero ¿qué pasa con las encuestas?, a lo largo de los diversos procesos electorales han surgido infinidad de empresas consultoras, que aparentemente son expertas en marketing y por ende se dedican a preguntar a personas de entidades federativas, ¿cómo están posicionados ciertos actores políticos?; estas suelen ser contratadas por partidos y o por los mismos interesados; desde enero de este año se comenzó a percibir este tipo de estrategias, donde se arrojaban resultados para las elecciones del 2021.

 

Pero que tan confiables son estos resultados que algunas veces no suelen coincidir con su trabajo político realizando o donde resurgen de las penumbras como los “Number One” de los sondeos; y es que entre tantas encuestas y demás maniobras de posicionamiento ya no se sabe cuál sí, cuál no, y cuál menos, y siendo realistas falta casi un año para las elecciones y en sentido crítico estas estrategias pasaron de ser un ejercicio sano e informativo a un método alterado, parcial y en muchos casos usado para limpiar la golpeada imagen de algún personaje político y con ello posicionarlo como la mejor opción o en sentido inverso, para atacar al que no consideren dentro de su círculo cercano.

 

Algunos compañeros y amigos de los medios, realizan directamente en sus páginas de facebook con base a reacciones, comentarios, una lectura del momento, una “fotografía” de ese día o semana, para saber quién es el mejor posicionado, pero al parecer ya ni en eso se puede confiar, y es que en una de las encuestas del medio electrónico (Archivo Digital), se pudo observar que un


integrante del Senado de la Republica por Colima hizo uso de la tecnología pues en su desesperación de verse como ganador utilizó los famosos FAKE LIKES o FARM LIKES, que no es si no la compra en paquete de una reacción, en una de las infinitas páginas que ofrecen este servicio. Según el blog de “RockContent” en su nota ¡Vale la pena comprar likes en Facebook? Algunos sitios llegan a ofrecer paquetes con más de 5000 likes en algunas publicaciones y es ahí en donde los perfiles no cuadran pues ¿Qué harán personas de la India, Turquía y Medio Oriente votando por un legislador de Colima?, debería el INEGI volver a hacer el CENSO, por tantos nuevos vecinos.

 

El buscar el efímero sueño de ser el NUMERO UNO de las encuestas, engañando y abusando de la inteligencia Colimense; puede tener el efecto contrario a lo que se pretende, lo que es muy trágico… ¿no?

 

Haciendo una reflexión es preferible tener calidad que cantidad ya que, a la hora de las votaciones, es cuando muchos obtienen su techo real de votos, y no lo que sus “espejitos” negociaron o cambiaron, no se puede ir por la vida pensando que sus más de 4,000 seguidores de Facebook o las 1,000 reacciones de la encuesta son votos seguros, porque de ser así, muchos mejor no hagan campaña al cargo y tomen posesión del mismo directamente.

Finalizo este enredo de estambre con esta pequeña frase:

“No hay nada como el trabajo garantizado y que la gente reconozca las buenas acciones que se realizan en pro de los colimenses”.

Nos leemos la siguiente semana para juntos desenredar el estambre del gato.

 

 

*Autor de la Columna: “En el Estambre del Gato”, Licenciado egresado de la Escuela de Mercadotecnia de la Universidad de Colima, analista independiente, docente, community & social media manager y rescatista animal.