EN BUSCA DE LA GUBERNATURA DE COLIMA

Colima y varios estados del país en donde habrá cambio de gobernadores están viviendo un acaloramiento político similar al de nuestra entidad, ya empezaron los golpeteos y a ser más vistos, son acciones de precampaña naturales internas en los partidos en busca de consolidar precandidaturas de los grupos que los integran, hay aspirantes que se la juegan de frente y con valentía y así han logrado la candidatura oficial, otros caen en el gran desgaste, algunos que empezaron a correr precipitándose a los tiempos ya van adelante, tienen más avance por lógica, pero también tienen más conflictos y más negativos, de poco o nada puede servirles al momento de la decisión final.

En los próximos comicios del 2021 además de renovar la Cámara de Diputados del orden federal, en donde hoy es mayoría Morena, pondrán en juego también un total de 13 gubernaturas, entre ellas la de Colima, son elecciones cruciales para Morena para fortalecer al Gobierno de la República, el escenario político estatal que vive la entidad especialmente en materia de seguridad pública es complejo debido a que se generan muchos otros problemas sociales, este escenario permite a que haya muchos tiradores de diferentes partidos porque consideran fácil la gubernatura, sin embargo Colima cada vez se ve más dividido, lo que dificultará a los partidos contendientes ganar fácilmente.

Los precandidatos naturales a la gubernatura hasta hoy que se van consolidando por los diferentes partidos son varios, algunos inclusive sin que muevan un dedo serán tomados en cuenta al momento de la decisión por su posición política que representan. Esta es la lista que la voz populli señala hasta hoy, y que estarán en la recta final a pesar de que faltan bastantes meses para dar inicio el proceso electoral, y son los siguientes:

Leoncio Morán, Gricelda Valencia, Indira Vizcaíno, Claudia Yáñez, Mario Delgado, Joel Padilla, Virgilio Mendoza, Walter Oldemburg, Eduardo Hernández, Jorge Luis Preciado y Felipe Cruz, son los que de alguna u otra forma han sonado en los círculos políticos y sociales colimenses.

Ningún partido a nivel nacional ha metido orden político en las entidades, dejando al arbitrio de las dirigencias estatales los movimientos pre electorales lo que está provocado un daño por las divisiones locales que tarde que temprano afectarán al propio partido, sino al tiempo, porque estarán divididos al momento del arranque oficial de las campañas. Pero los Comités Nacionales están perdidos en sus cambios de dirigencias.

El grave error de muchos liderazgos nuevos es que piensan que mediante los ataques sistemáticos debilitarán a sus contrincantes, así lo han hecho varios y tarde que temprano se les revierte, aunque han ganado así en ocasiones, sin embargo el escenario actual es diferente a los anteriores y valen más las acciones realizadas como funcionarios o como aspirantes porque es la mejor forma como evalúan a los que pretenden gobernar a un estado, el trabajo es la mejor bandera. Los escenarios políticos cambian y ninguno es igual que el anterior, pero la gubernatura de Colima de verdad está en juego y a pesar de que sea una entidad pequeña será muy buscada por los grupos y partidos nacionales, por ello la gran decisión de los candidatos se dará en la capital del país como ha ocurrido siempre, pero no basta tampoco decir yo quiero ser candidato o candidata, se necesita saber si merecen ser gobernador o gobernadora.