EN ARCA LLENA… - AL DESNUDO

EDGAR RODRIGUEZ

 

La administración municipal porteña es, por mucho, la que ejerce el mayor presupuesto de las diez alcaldías del estado. Además, tiene mano en la muy lucrativa Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Manzanillo que ha sido la gran caja chica de sucesivos alcaldes. Ante la imbatible corrupción imperante en ellas, la alcalde Griselda Martínez Martínez, fiel a la línea de su Mesías Andrés Manuel López Obrador, culpa de los hurtos cometidas por algunos de sus propios colaborares al hecho de  provenir  de gobiernos anteriores que presuntamente les enseñaron malas mañas como el que encabezó Gabriela Benavides Cobos (PAN-PRI-PVEM) donde  “ Se perdían cheques y no pasaba nada, en esta administración ningún acto de corrupción será solapado y se llamará a cuentas a los responsables”.

 

El funcionario de Recursos Humanos presunto ladrón del erario municipal fue denunciado por la alcaldesa ante la Fiscalía General del Estado, “trabajaba en la anterior administración municipal y en la presente se le dio la confianza de continuar laborando. Sin embargo, robó a la administración pública”, dejando entrever que aprendió sus malas artes con la maestra hoy senadora de la República Gabriela Benavides Cobos.

 

Casi dos años le llevó a la alcaldesa darse cuenta de que en su administración hay ladrones, que la corrupción en su dominio no terminó el 15 de octubre de 2018; al contrario, sigue vivita y saqueando.

 

Hay que recordar que en cuanto recibió su constancia como alcaldesa electa, Griselda Martínez invitó a quienes desearan incorporarse a su equipo de trabajo le hicieran llevar sus historiales laborales, llegándole cientos de “curricula vitarum” que terminaron en el cesto de la basura, engaño que los crédulos todavía le reprochan a estas alturas. En lugar de contratar a los mejores cuadros asentados en la ciudad y puerto de Manzanillo, Griselda incorporó a fuereños con antecedentes en la administración pública nada edificantes.

 

De la administración municipal panista de Colima del trienio 2015-2018 se llevó al tesorero que dejó financieramente entrampadas las finanzas capitalinas, por escribir lo menos, Eduardo Camarena Berra, después de que le jugó chueco a su ex jefe Héctor Insúa García. Chambista a más no poder, el recomendado del empresariado de Colima no tuvo empacho en brincar del conservador, fifí, neoliberal, Partido Acción Nacional, a la Cuarta Transformación liderada por el Partido Movimiento de Renegación Nacional. 

 

Otra sorpresa que Griselda les dio a sus paisanos fue el haber nombrado como Secretaria del Ayuntamiento de Manzanillo,  la ex candidata a gobernadora del Estado (PRD) y a diputada por el Primer Distrito Electoral Federal (PRD), Martha Zepeda Del Toro, de quien sólo se conocen sus paseos por la zona turística de Manzanillo que publicita en las redes sociales, pero nada sobre la solución a los problemas sociales y conflictos políticos del municipio.

 

La joya de la corona de Martínez Martínez, está en la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado, C. Martha Angélica Valenzuela Verduzco, quien a pesar de que, o gracias a que, los estragos que hizo como tesorera que fue en las muy cuestionadas administraciones panistas de Tecomán 2003-2006 y 2015-2018, sobre todo en esta última en la que su jefe José Guadalupe García Negrete se sirvió con la cuchara grande ayudado por Martha Angélica. 

 

Como cree que los porteños son muy comunicativos y ni sus propios pecados callan, Griselda Martínez, también incluyó en su legión estajera importándolo desde Lázaro Cárdenas Michoacán, a Gabino Uribe García, #LordMardePlata# dándole nada más ni nada menos que las llaves de la cueva de Alí Baba que es la Comisión Municipal de Agua Potables y Alcantarillado de Manzanillo( CAPDAM).

 

La denuncia penal interpuesta por la alcaldesa Martínez en contra de un subordinado de su caro amigo el Oficial Mayor Miguel Salazar Abaroa, es apenas la punta del iceberg, pues si de verdad la alcaldesa porteña quisiera,   encontraría hasta lo que no en Obras Públicas, Compras, Seguridad Pública  y CAPDAM, por ejemplo,  áreas todas generadoras de moche para la causa 4Teísta.

 

Griselda Martínez les pide a todos los trabajadores que hayan laborado en la anterior administración municipal o en la presente, que “en caso de que los hubieran hecho firmar contratos con fechas en las que no laboraron, se lo informen para presentar más pruebas, pues pudieron utilizar su nombre y datos para cobrar en la administración como trabajador sin haberlo sido, o cobrar a nombre de ellos quincenas que no laboraron, y esto es un delito, por lo que se tiene la obligación moral de denunciar”, aceptando que “podría haber otros funcionarios implicados, por lo que la investigación interna continúa para deslindar responsabilidades”, pero no nada más en la Oficialía Mayor sino en todas las demás áreas de la administración municipal porteña, no se diga en la CAPDAM.  

 

Se dice que…

*Daniel Mendoza, síndico municipal, señaló que en la administración municipal que encabeza Griselda Martínez Martínez “no habrá cabida a actos de corrupción y aunque en otros gobiernos ese tipo de actos se mantuvieron ocultos, esto no pasará en este gobierno, por ello se presentó la denuncia en contra de quien o quienes resulten responsables de dañar la administración pública”. Ya se verá si la hay o no. Esperemos.

 

*Por más que se desagarren sus guindas vestiduras, los morenos porteños que capitanea la alcaldesa Martínez le han entrado duro y tupido al baile de la corrupción desde que tomar por asalto la administración municipal porteña el 15 de octubre de 2018. Salieron tan voraces como lo anteriores pero con más hambre.