EL PODER Y LA JUSTICIA - DEMOCRACIA DELIBERATIVA

Por Ángel Durán

 

En la historia de la humanidad hemos visto cómo el poder, -de quien lo detenta- tiene el control de todo, el poder, es una sensación mental de superioridad, de poder hacer lo que quieres, ya sea porque piensas que está bien, porque sabes que es correcto o porque puedes hacerlo simplemente, dependiendo de estas dos vertientes, sus consecuencias serán buenas o malas, te ganarás el respeto o te tendrán miedo.

 

El poder mal usado, puede generar turbación, injusticia, pobreza, muerte, desempleo, mala educación, inseguridad; todas estas características, son producto del ejercicio del poder que atenta contra la dignidad humana; porque afecta a las personas, va en contra de la naturaleza de la raza humana, ningún pueblo debe permitirla, basta ver momentos holocausticos, como la barbarie asestada por Mao Zedon, líder de la Revolución Comunista de China, causando la muerte de 45 millones de personas, Josef Stalin, dictador de la Unión Soviética a quien se le atribuyen más de 23 millones de muertes, Adolf Hitler, líder alemán, quien llegó por la vía democrática y finalmente su poder de gobernar lo llevó a aniquilar más de 17 millones de personas y muchos más genocidas en la historia ha utilizado su poder en contra de la dignidad humana.

 

En otra faceta, “el poder”, genera, unión, justicia, calidad de vida digna, instrucción educativa para detonar el desarrollo de la persona como ser humano en lo individual y en lo colectivo, respeto, empatía social, instituciones fuertes, gobiernos responsables, sociedades libres, luchas pacíficas y la defensa libre para tener paz social; todas estas características, son esenciales para el desarrollo pacífico de la persona y de la sociedad y son atribuidas a líderes sociales que también ejercen el “poder”.

 

La justicia es un valor y un principio, que todo ser humano debe tener como virtud, y se debe de practicar a diario para poder entenderla y apartarse de la teorización. Justicia es conocerte a ti mismo, saber diferenciar lo justo, según la ley y tu propia conciencia, según los usos sociales, la costumbre y poder hacer un comparativo de este mismo concepto del entorno social, poder separarse de las creencias personales y entender los conceptos de dignidad social, el mejor mensaje de ir acercándote al centro de la justicia es, el comportamiento tolerante a los pensamientos de los reclamos sociales, emprender acciones en su defensa sincera y  apegados a las expresiones éticas de las buenas prácticas teorizadas.

 

Poder y Justicia, dos palabras de gran contenido e importantes que hay que intentar saber y aplicar. ¿Quién tiene el poder de hacer justicia para bien del respeto de la dignidad humana? el Estado, representado en el Poder Judicial y éste en el Juez.

 

Luego entonces, la responsabilidad de ser Juzgador, es muy importante, porque tiene el poder de hacer de una sociedad “una vida colectiva justa”, éste, se preparó para ello, conoce los procesos para llegar a hacer justicia, es capaz de discernir lo correcto de lo incorrecto y la forma de allegarse pruebas y peticiones para enfrentarse finalmente, a su propio yo, de decidir cómo resolver un problema, con la mejor solución para los contendientes, pero también como un instrumento de pacificación social y que su sentencia sea útil para disuadir futuras controversias y como instrumento de educación de respeto sociedad; el poder hacer justicia, es un honor, porque esta última tiene un alto contenido de empoderamiento y el poder siempre se debe aplicarse en beneficio del género humano.

 

www.angelduran.com