“DESDE LA CURUL 26” 10 DE JULIO 2018

Por Juan Ramón Negrete Jiménez

 

𝗡𝗶 𝗰𝗼𝗺𝗼 𝗮𝘆𝘂𝗱𝗮𝗿𝗹𝗲𝘀



Cuando las diputadas Martha Leticia Sosa Govea y Gabriela de la Paz Sevilla Blanco, solicitaron licencia para separarse del cargo en el Congreso del Estado, la primera por el período del 1 de mayo al 30 de Junio; y la segunda del uno de mayo al 16 de julio, no imaginaron el desgarriate que se armaría, para cubrir su ausencia.



Aquél miércoles 25 de abril, cuando pidieron licencia, el grupo parlamentario de Acción Nacional, acomodó las cosas a su modo, a fin de no quedarse con un diputado menos en la bancada azul, pues hay que recordar que Martha Sosa, no tenía suplente desde el mismo primer día en que se había instalado esta legislatura, pues quien había sido registrada ante los órganos electorales para que fuera su suplente, fue Mirna Edith Velázquez Pineda, y al mismo tiempo había sido registrada como candidata a diputada local plurinominal ubicada en la tercera posición de la lista.



Como la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, decidió que entraran tres diputados plurinominales de la lista de Acción Nacional, Mirna Edith Velázquez, tenía que tomar la decisión, si asumía funciones como diputada plurinominal, y ser propietaria en la Quincuagésimo Octava Legislatura, o esperarse y ser suplente de la diputada Martha Sosa, electa por el distrito 12, de Manzanillo, por si ella decidía separarse algún día ella entrar en funciones.



Edith Velázquez tomó la determinación de ser diputada plurinominal propietaria y así ser legisladora por tres años, al igual que todos los demás integrantes.



Y así caminaban bien las cosas hasta que Martha Sosa, el pasado 25 de abril, metió un escrito para separarse del cargo por 60 días, ni uno más, ni uno menos, pues se iba a hacer campaña proselitista en la búsqueda de convertirse en la presidenta municipal de Manzanillo, y su solicitud fue aprobada por sus compañeros legisladores.



Cuando se fueron Martha Sosa y Gabriela Sevilla, se comenzó a especular que para cubrir la suplencia de Martha Sosa, sería llamado Santos Dolores Villalvazo, que estaba ubicado en la cuarta posición de la lista plurinominal del PAN, mientras que para ocupar la vacante dejada por Gabriela de la Paz Sevilla, sería citada su suplente Lucina Romero López.



Transcurrió la siguiente sesión del Congreso del Estado y las cosas siguieron igual, la bancada del PAN se quedó de manera momentánea con dos integrantes menos, pues la Comisión de Gobierno Interno decidió no citar a nadie a cubrir esas vacantes.



𝗟𝗼𝘀 𝗽𝗮𝗻𝗶𝘀𝘁𝗮𝘀 𝗱𝗲𝗰𝗶𝗱𝗲𝗻 𝘃𝗶𝗼𝗹𝗮𝗿 𝗹𝗮 𝗹𝗲𝘆



El grupo parlamentario del Partido Acción Nacional decide violar “poquito” la Constitución y hablan con quién tenían que hablar, para que les permitiera no quedarse con un diputado menos, --aunque si eso hubiera ocurrido en nada los iba a afectar—y deciden que Mirna Edith Velázquez Pineda asuma sus funciones como diputada suplente y al quedarse con un diputado plurinominal menos, se llame al cuarto diputado en la lista y así todos contentos.



Los jurídicos del Congreso, sabían que se estaba cometiendo una aberración jurídica, pues si Mirna Edith Velázquez, ya estaba desempeñándose como diputada plurinominal propietaria, no podía separarse del cargo para volver a rendir protesta como diputada ahora como suplente.



Los panistas dijeron que ya habían hablado con quién correspondía y que el asunto más que legal, era político y que no se iban a quedar sin un diputado menos en la fracción, aunque se estuviera violando la Constitución.



Los diputados que conforman la Comisión de Gobierno Interno, en lugar de haber frenado esta intentona del PAN y evitar que se violara la constitución, cerraron los ojos y quisieron aparentar que nada sucedía y se citó a sesión para el miércoles 9 de mayo.



Llega la fecha de la sesión y en la butaquería del salón de sesiones del Congreso, se encontraba Lucina Romero López, suplente de Gabriela de la Paz Sevilla Blanco, también desde muy temprano había llegado José Santos Dolores Villalvazo, quien se movía con más familiaridad en el Congreso, pues ya en otras ocasiones había sido parte de esta Legislatura, cuando se separó del Cargo la diputada Julia Jiménez.



Arrancó la sesión y al pasar lista de asistencia Mirna Edith Velázquez, sentada desde su curul, se hace presente en la sesión; eran las trece horas con cuarenta y un minutos del día 09 de mayo del año 2018, cuando se declara formalmente instalada la sesión ordinaria número cuatro correspondiente al Segundo Periodo Ordinario de Sesiones del Tercer Año de Ejercicio Constitucional.



La presidenta de la mesa directiva del Congreso del Estado, la diputada Juana Andrés Rivera, hace la propuesta de apertura de un espacio solemne para la toma de protesta de ley a las diputadas suplentes Mirna Edith Velázquez Pineda y Lucina Romero López, petición que se pone a consideración de la Asamblea, siendo fue aprobado por unanimidad de los presentes.



La presidenta de la mesa directiva, pide a los presentes ponerse de pie y procede a tomar la protesta de ley a Mirna Edith Velázquez Pineda y Lucina Romero López, concretándose una aberración jurídica, porque Mirna Edith, estaba en funciones de diputada, en ningún momento se separó del cargo, incluso de la curul donde se encontraba, se paró en el centro del salón de sesiones y rindió protesta como diputada suplente de Martha Sosa, y hasta le aplaudieron y la felicitaron todos los diputados presentes.



𝗝𝗶, 𝗷𝗶, 𝘀𝗼𝘆 𝗹𝗮 ú𝗻𝗶𝗰𝗮 𝗾𝘂𝗲 𝗱𝗼𝘀 𝘃𝗲𝗰𝗲𝘀 𝗱𝗶𝗽𝘂𝘁𝗮𝗱𝗮…”



Aquella ocasión al regresar nuevamente a su curul Edith Velázquez, dice antes de sentarse: “ji, ji, soy la única en el Congreso que soy dos veces diputada, plurinominal y suplente”, como si hubiese sido una gracia la violación a la Constitución que acababa de cometer.



Este era un hecho sin precedentes, el Congreso del Estado de Colima, le había tomado protesta como diputada propietaria a una legisladora propietaria en funciones, sin que antes hubiera renunciado previamente al cargo, vamos, ni siquiera solicitó licencia, que tampoco se apegaba a derecho, violando flagrantemente la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Colima y el Código Electoral del Estado de Colima.



No recuerdo otro caso de una aberración legislativa como esta donde Edith Velázquez Pineda, en funciones de diputada propietaria, pasó lista de asistencia al abrirse la sesión e inmediatamente rindiera protesta “como diputada propietaria”.



Bueno todo eso que ocurrió, porque los diputados de todos los grupos se pusieron de acuerdo en lo oscurito para violar la Constitución y para darle oportunidad al PAN a mantener el mismo número de legisladores, y tuvieron la ocurrencia de que Mirna Edith Velázquez, rindiera protesta como diputada suplente de Sosa Govea, aún cuando ya estuviera en funciones y hubiera protestado como legisladora desde el 1 de octubre de 2015.



Déjeme comentarle que en aquella sesión del 9 de mayo, el coordinador de la bancada azul, Crispín Guerra Cárdenas, en asuntos generales tomó la tribuna para solicitar que “en virtud de que la Diputada Mirna Edith Velázquez Pineda, entró ella, ingresó a este Congreso del Estado por la vía de la representación proporcional y ha dejado el cargo al momento de tomar protesta como Diputada de mayoría relativa, supliendo la ausencia de la Diputada Martha Leticia Sosa Govea, solicito con fundamento en el artículo 16 del Reglamento de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, cítese al Diputado J. Santos Dolores Villalvazo con base en lo establecido en el segundo párrafo del artículo 197 del citado Reglamento y se habrá un espacio solemne para que a efecto rinda su protesta de ley”.



Y pues como en el Congreso ese día estaban de fiesta pues que se ordena que pase José Santos Dolores Villalvazo, se abre un espacio solemne en la sesión y que rinde su protesta como diputado propietario, para ocupar el cargo que dejó acéfalo Mirna Edith Velázquez, quien prefirió ser diputada suplente que diputada plurinominal propietaria.



𝗗𝗼𝘀 𝗺𝘂𝗷𝗲𝗿𝗲𝘀 𝘆 𝘂𝗻𝗮 𝗰𝘂𝗿𝘂𝗹



Como todo principio tiene un fin, pues ándale que el pasado jueves hubo sesión ordinaria a la que llegaron lo que son, los que ya no son y los que querían ser…



Se había citado para las 11:00 horas y todo iba bien, pero resulta que por parte de la bancada del PAN, llegaron a la sesión la diputada Martha Leticia Sosa Govea, a quien se le había acabado su licencia desde el pasado 30 de junio y en consecuencia, pues buscaba reintegrarse a los trabajos, pero también llegó a la sesión Mirna Edith Velázquez, quien ya no es diputada, pues ella había protestado como legisladora suplente de Martha Sosa, para cubrir su licencia la cual había fenecido el última día de junio.



𝗬 𝗽𝘂𝗲𝘀 á𝗻𝗱𝗮𝗹𝗲 𝗾𝘂𝗲