DERECHO A LA JUSTICIA - HUMANITAS

 

Nuevamente me regreso al tema tan delicada como es el derecho a la justicia, aunque todos pensamos que conocemos su alcance. Derecho a la justicia pertenece a una rama de los derechos fundamentales, los que regula nuestra Constitución y en este caso concreto precisamente articulo 17.- constitucional obligando a los tribunales impartir la justicia en los plazos establecidos por la ley emitiendo sus resoluciones de manera completa e imparcial. Asimismo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 8.- establece que toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley. El derecho a la justicia es un derecho que marca el nivel del desarrollo de la sociedad porque consiste en el acceso a la justicia representado por el acceso a los tribunales judiciales u organismos competentes para recibir denuncias y quejas y en la imparcialidad consistente en la independencia del sistema judicial como un requisito del Estado de derecho.

 

El problema del acceso a la justicia es un área compleja que se resuelve mediante la preparación idónea de sus integrantes, servidores públicos capacitados e imparciales. La parte fundamental también está relacionada con el mismo acceso físico a los tribunales judiciales, y a la accesibilidad a la asesoría por las instituciones gubernamentales. Así es cierto que el derecho a la justicia incluye a parte del acceso y la administración de la justicia, también la ejecución de la sentencia y a la finalidad el cumplimiento de la indemnización o de la reparación del daño sufrido por la injusticia en el caso particular.

La justicia digital, o los medios electrónicos que se relacionan con la administración de la justicia y que llegaron como solución de la suspensión de los trabajos de los tribunales significa nueva normalidad relacionada con la ejecución del derecho a la justicia. Estoy de acuerdo que como algo novedoso contiene imperfecciones que se pueden superar únicamente con el mismo uso y con la aplicación de nuevas reglas. Estamos usando internet para la comunicación, redes sociales para dar conocer sobre nuestras vidas, monedas electrónicas para pagar por servicios o productos; ¿por qué no confiar en la justicia electrónica? El objeto de la justicia electrónica es la administración y procuración de la justicia, el acceso sin discriminación alguna con la finalidad salvaguardar el derecho a la justicia como derecho fundamental protegido por nuestra constitución como por varios convenios internacionales.

 

Nuestro miedo de todo novedoso nos lleva a cierto grado de desconfianza, pero no significa que lo nuevo esta malo o erróneo, es únicamente nuestra inquietud de la incertidumbre del resultado. Es importante en este caso estar consciente y decisivo en el objetivo, no en el método que con el tiempo mismo va acomodarse a las necesidades de la sociedad, con la finalidad de asegurar acceso a la justicia y procuración e impartición de la justicia para todos humanos.