CON OLOR AL PASADO. POR: EDUARDO MENDOZA VARGAS EN EL ESTAMBRE DEL GATO

Después de la resolución del TEPJF (Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación) donde autorizaba continuar con la encuesta abierta para la elección de presidente y secretaría general de MORENA, la misma que este fin de semana daba como resultado un empate técnico entre los participantes más conocidos y más sorpresivo que eso, fue el porcentaje obtenido por algunas personas contendientes en este mismo proceso, personas que como dicen en el rancho “ni en su casa la conocen”.

 

Haciendo una recapitulación que el Instituto Nacional Electoral, en rueda de prensa mencionó que el proceso de la renovación del partido que fundó el presidente Andrés Manuel López Obrador, y por ende la elección de sus dirigentes, se definiría por medio de la aplicación de aproximadamente 1500 encuestas por cada una de las casas encuestadoras, dando un promedio de más de 4500 “personas” encuestadas.

 

En medio de todo este proceso de renovación están los dos grupos más visibles para el cambio de dirigencia, por un lado uno representado por Mario Delgado Carrillo en donde la Unidad es su lema principal y por otro lado Porfirio Muñoz Ledo, quien desde un inició se ha limitado  a descalificar a sus adversarios, e incluso a funcionarios de primer nivel en el gobierno federal con teorías conspiratorias que sin tener pruebas o si las tiene, se ha negado a presentarlas, y es este mismo personaje es aplaudido un día sí y el otro también por  los autodenominados “puros” o como algunos columnistas los llaman “los radicales”, pues en voz de algunos militantes han abonado para dividir al partido a nivel nacional.

 

Pero ¿qué es lo peor que puede pasar?, si todo le sale bien al señor Muñoz Ledo, Morena se podría convertir en el vivo retrato o en las cenizas de lo que queda del Partido de la Revolución Democrática (PRD), partido del cual fue dirigente en los años 90´s, o como en el PRI que cerró las puertas a la militancia y solo tomaba decisiones en la cúpula y acordaba lo que mejor le beneficiaría a sus dirigentes; cargo que también tuvo en su momento Muñoz Ledo por los años 70´s o inclusive perder la identidad plural que ha caracterizado a MORENA y que es algo por lo que ha peleado el presidente Andrés Manuel López Obrador. Según la nota Muñoz Ledo puede poner a Morena contra AMLO: Mario Delgado que el periódico El Universal publicó el día 11 de octubre del 2020, donde menciona el Diputado Federal y coordinador del grupo parlamentario Mario Delgado Carrillo “Porfirio Muñoz Ledo puede convertir a Morena en un partido de oposición al gobierno de Andrés Manuel. Esa es la ruta que está proponiendo a través de las rupturas, el sectarismo y la exclusión”, dichos mencionados en reunión con simpatizantes de Morena en Saltillo, Coahuila, lugar que el político colimense visitó para apoyar a los candidatos de su partido que estarán en las boletas de la elección local el diciembre de este año, y a los cuales en ninguna nota periodística o en sus redes sociales ha animado si quiera el doble exdirigente partidista.

 

Tanta es la necedad o necesidad de estar en los reflectores y continuar con racha divisionista que el octogenario político mando un mensaje en su cuenta personal de Twitter donde citaba a todas y todos los militantes del partido en punto de las 12 del día a la toma de las oficinas de MORENA en CDMX. Para su toma protesta como virtual ganador, rechazando con ello lo dispuesto por la autoridad electoral de una tercera encuesta, proceso de cual ÉL ya esta enterado y hasta firmó de acuerdo del mismo, lo anterior desprendido de supuestos documentos filtrados en este fin de semana, y compartidos por algunos diputados federales en sus redes sociales; si fuera cierto que dicha firma y documentación es cierta, estamos ante un escenario difícil para la democracia partidista, pues con ese tipo de actitudes, ya deben de estar prendiéndose más de una alarma en palacio nacional, pues estos actos circenses y porriles, sería una muestra más de la intolerancia del llamado grupo de “los puros”.

 

La democracia ya esta establecida en nuestro México, nadie puede pisotearla, y mucho menos el no hacer honor a su palabra al no aceptar las reglas que claramente le fueron expuestas y aceptadas.

 

Está claro el mensaje que trasmite este personaje que ha pasado por más de un partido y cargo en gobiernos priistas y panistas (gobiernos que ellos han dicho hasta el cansancio fueron la catástrofe para nuestro país), y que ahora se busca enjuiciar a los expresidentes por evidentes actos de corrupción, situación que pone un punto de reflexión sobre si sus funcionarios de ese entonces también fueron corruptos, aclarando eso no tendría nada que ver, y es solamente una hipótesis;  pero que llegar a incomodar bastante el discurso que por un lado pregonan y por otro actúan contra lo que dicen, como ejemplo sería  la actitud arcaica y nada novedosa del siglo pasado que trae como plan de acción en pleno siglo XXI, donde su máxima de divide y vencerás en nada abona a la estabilidad de nuestro país o lo que es peor, que aún existen personas que creen que esos ideales del pasado deben de imperar en un partido que aglutina a muchas fuerzas de pensamiento, bajo un bien en común.

 

Finalizó este enredo preguntando si aún no toman posesión de sus cargos partidistas y ya están dividiendo y denostando, imaginémonos qué pasará si llegan a la presidencia de MORENA y hacen MÁS DE LO MISMO, AUNQUE JUREN QUE NO SON IGUALES.

 

*Autor de la Columna: “En el Estambre del Gato”, Licenciado egresado de la Escuela de Mercadotecnia de la Universidad de Colima, analista independiente, docente, community & social media manager y rescatista animal