COMBATIR LA CORRUPCION Y RECONSTRUIR LA SEGURIDAD - HUMANITAS

Mtra. NIKOLA VARGOVA

 

Combatir la corrupción y reconstruir la seguridad se puede sentir para uno como tarea imposible de cumplir, porque representa el elemento negativo más frecuente infiltrado en cada sociedad. La corrupción esta relacionada con la competencia natural y las leyes de la sobrevivencia, no obstante, si la violencia es un riesgo para el Estado, la corrupción es un riesgo para el ciudadano.  La corrupción genera inseguridad hacia a las instituciones del Estado que de manera negativa resultan en la desconfianza en la Política.

 

¿Qué elemento genera la corrupción? Tal vez bajos sueldos de los funcionarios públicos en ciertas áreas, débiles controles internos de las instituciones, compromisos de diferentes tipos dentro de las instituciones o pura ignorancia a la ley. Los motivos que generan la corrupción pueden ser varios y por eso sería más racional enfocarnos en intención disminuir los actos de corrupción como el control absoluto.

 

El grado de corrupción en un Estado podemos medir con la efectividad de acciones respecto a los procedimientos que generan ciudadanos para lograr sus acciones subjetivos. Los mecanismos de transparencia en el manejo de Políticas Públicas es actualmente el programa gubernamental para combatir la corrupción, pero en la realidad la corrupción debe combatirse desde su base con más mecanismos como la propia punibilidad sino con la educación efectiva en el área de las conductas. Educarnos en los principios de punibilidad respecto a la actuación ciudadanos y también en relación con los valores y respeto a otras personas. Los hechos de corrupción no es únicamente la responsabilidad del servidor publico sino asimismo del ciudadano, que a dicho servidor publico ofrece recurso o cualquiera otra ventaja, porque en realidad sin este ofrecimiento o impulso no hubiera existida ninguna actuación ilícita. El ciudadano en este sentido se convierte a participante de los hechos, un elemento material de la comisión del ilícito. Por eso es importante en este caso la responsabilidad por los hechos de corrupción extendida hasta las personas que son los iniciadores, los ciudadanos que piden el servicio ilícito a cambio de cualquier recurso. Los programas de la seguridad ciudadana en este aspecto pueden a parte de los programas de prevención al delito incluir también metodología para el diagnóstico, la prevención y el control de la corrupción porque a la finalidad con el control de la corrupción podemos lograr la sociedad más pacífica, unida en la normativa y con menos delincuencia. Confianza en los servidores públicos y en las instituciones van a llevar al ciudadano a la seguridad y así resanar el tejido social aumentando el sentido social colectivo.

 

El abuso de autoridad hay que distinguir de la corrupción porque en este caso no llega del parte de ciudadano a ningún ofrecimiento del recurso a cambio del servicio. Abuso de autoridad representa acción unilateral del funcionario publico cuando aprovecha de su cargo de manera prepotente. En este caso se requiere fuerte protección por parte del Estado, para que el ciudadano encuentra ayuda y protección en los organismos estatales, destinados para la protección de sus derechos. Desgraciadamente estos organismos son los primeros que cometen abusos y violaciones, que genera en los ciudadanos otra desconfianza y desesperación relacionada con la imposibilidad de exigir sus derechos. Al final, no olvidamos que la violencia genera mas violencia, los actos de soberbia y prepotencia generan inconformidades y la corrupción como tal afecta en la finalidad toda la sociedad y por eso seamos humanos que actúan en los principios de buena fe y la conducta positiva.