“SUPERAREMOS LOS NÚMEROS DE LA ZAFRA PASADA, Y LA PANDEMIA”: GUARDADO PLASCENCIA

+ En su Informe, el presidente de la Unión Local de Productores de Caña de Azúcar del Ingenio de Quesería, A.C., Francisco Javier Guardado Plascencia dijo que si bien cada zafra es diferente, esta vez lo ha sido aún más por la contingencia sanitaria, sin embargo, se mostró optimista y aseguró tendrán buenos resultados.

 

 

El presidente de la Unión Local de Productores de Caña de Azúcar del Ingenio de Quesería, A.C., Francisco Javier Guardado Plascencia, rindió su Primer Informe de Labores 2019-2020, en el cual aseguró que el sector al que representa se caracteriza por “superar retos”, por lo que, a pesar de la pandemia del Covid 19, obtuvieron buenos resultados.

 

El evento se llevó a cabo en el Auditorio del Ingenio de Quesería, en donde estuvo presente Antonio Ramírez, en representación de Daniel Pérez, dirigente nacional de los cañeros; Laura Hernández Vizcaíno, gerente general del Ingenio de Quesería, y Agustín Morales, secretario de Desarrollo Rural, en representación del gobernador del estado.

 

En su Informe, Guardado Plascencia dijo que si bien cada zafra es diferente, esta vez lo ha sido aún más por la contingencia sanitaria, pero gracias al trabajo y al esfuerzo de todo el sector obtuvieron buenos resultados.

 

“Para lograr buenos resultados es muy importante tener amplio conocimiento del momento en que la caña debe ser cosechada, considerando la madurez, edad, humedad y tipo de suelo, y durante esta zafra se tomaron en cuenta estos factores, por lo que tuvimos un resultado favorable, logrando un karbe histórico de 123.312 kilos por tonelada de caña de azúcar, siendo esto 8 puntos más que la zafra anterior”, precisó.

 

Asimismo, informó que en este periodo se molieron 929, 317.95 toneladas de caña, y se trabajó una superficie de 10,773.26 hectáreas.

 

Referente al área técnica, explicó que se realizaron capacitaciones contiuas con el personal del área de Karbe, además se contrataron dos químicos laboratoristas, uno local y otro foráneo, con amplia experiencia en otros ingenios de la zona azucarera.

 

También, apuntó que se compró material con un valor de 150, 000.00 pesos y se destinaron 288, 400.00 pesos en el sueldo del personal. De igual forma se invirtieron 602, 858.20 en madurantes, los cuales son productos importantes para obtener un buen karbe.

 

Detalló que al iniciar la zafra fueron contratados un total de 1, 450cortadores, 250 locales y 1, 200 foráneos, estos últimos provenientes de los estados de Guerrero, Puebla, y Chiapas.

 

Para poder finalizar la zafra en tiempo y forma se vio en la necesidad de contratar 220 cortadores foráneos trasladados de San Luis Potosí y Tamaulipas, generando un gasto extra no contemplado, de los cuales se negoció con el ingenio su participación del 50%.

 

Para que los cortadores tengan un lugar digno donde vivir durante el periodo de zafra, se contó con 6 albergues para albergar a los trabajadores junto con sus familias, sin embargo no fueron suficientes, por lo que se tuvieron que rentar 30 casas en diferentes zonas de producción como: Quesería, Cuauhtémoc, Pihuamo y Suchitlán.

 

Referente al control biológico, indicó que las plagas que más afectan al cultivo de caña de azúcar varían, por lo que se invirtieron en el combate de la mosca pinta 257, 530.00 pesos, así como 757, 312.61 pesos en cuadrillas para combatir el gusano barrenador, y se compró producto para atacar a esta plaga con un osto de 4, 469, 767.50 pesos.

 

Sobre el seguro, lamentó que el Gobierno Federal no pudiera otorgarles el subsidio, “nos dijeron que no podían subsidiarnos debido a que otros ingenios terminaron la zafra antes que nosotros y por lo tanto se agotó”.

 

Por lo anterior, tuvieron que pagar la cuota completa al Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

Al hablar sobre los acuerdos y compromisos cumplidos, destacó que fue posible la instalación de la báscula cañera; y el inicio de la ampliación del albergue Simón Bolívar, con la construcción de 138 cuartos y servicios, con una aportación del líder nacional, Daniel Pérez, de 300, 000.00 pesos.

 

Asimismo, enunció el acuerdo con elingenio del 20% en la participación de arreglos de caminos sacacosechas; y el acuerdo con el ingenio del 50% en la participación de los gastos generados por los cortadores foráneos contratados para finalizar la zafra.

 

De igual forma, se logró la negociación con el proveedor de despensas para conservar el mismo precio de zafras pasadas, sin bajar la calidad.

 

Finalmente, agradeció a su familia, a los compañeros productores, a los jefes de grupo, fleteros, operadores de alzadoras, y cortadores de caña por su confianza y excelente trabajo, “tenemos el coraje y la voluntad, superaremos los números de la zafra pasada y con la ayuda Dios, también lograremos superar la pandemia”.

 

Por parte, el secretario de Desarrollo Rural, Agustín Morales Anguiano, en representación del gobernador del estado, Ignacio Peralta Sánchez, felicitó al gremio y destacó la importancia del trabajo que realizan.

 

“En este informe de extraordinarios resultados quiero felicitar a todos los que conforman esta mesa directiva, y es que con estos acontecimientos históricos, como la pandemia que nos obliga a trabajar con todos los cuidados necesarios y protocolos para cuidar la salud, tienen todo mi reconocimiento”, expresó.

 

Precisó que la zafra 2019-2020 obtuvo cerca de 1 millón 291 mil 442 toneladas de caña y 10 mil 800 hectáreas cosechadas, “gracias al esfuerzo y al trabajo de todos los hombres y mujeres que se dedican al campo”.

 

Al hacer uso de la voz, Antonio Ramírez en representación de Daniel Pérez, dirigente de la Unión Nacional de Cañeros, dio a conocer que en contraste con el resto de los ingenios del país que en este año tuvieron cifras a la baja, el ingenio de Quesería logró ir hacia arriba, con 8 puntos más de carga, que equivalen  a 300 pesos por tonelada a favor.

 

Recordó que en el 2005 se logró establecer el precio de la tonelada de caña, y  durante todo ese tiempo, hasta la zafra de 2018-2019 se detectó una serie de irregularidades en el precio del azúcar, por lo que se trabajó para que ahora sea posible tener un costo-beneficio justo del producto.

 

“Ya con este ajuste, al productor le van a pagar 91.34 pesos por tonelada que serán pagados para el mes de diciembre o un poco antes, y con su liquidación de 966.40 pesos su tonelada este año cerró en 1 mil 057.74, lo cual es un precio histórico en todo el país y aquí en el estado de Colima, gracias al buen trabajo que hicieron como equipo. Nuestro dirigente seguirá luchando para que todas nuestras familias tengan más”, señaló.

 

En su intervención, la representante del Gobierno de México en Colima, Indira Vizcaíno Silva, manifestó su beneplácito por la forma honesta, transparente y humana con la que está siendo dirigido el gremio cañero en nuestro estado.

"Soy de Cuauhtémoc, estudié un tiempo aquí, en Quesería, y soy hija de un campesino cañero", precisó Vizcaíno Silva, para enseguida puntualizar la importancia de que "esta Unión se animó a tener una dirigencia honesta, que maneja las cosas transparentes y se preocupa por dar un trato humano a los cortadores de caña".

 

Destacó que la Unión trabaje “de manera contundente y honesta, dando además un trato digno a las y los cortadores de caña".

 

Además, precisó que el Gobierno de México, a través del programa La Escuela es Nuestra invirtió, este año, 150 mil pesos en la escuela del albergue cañero de Quesería, y anunció que para 2021 se le apoyará con otra cantidad igual al mismo plantel.

 

Asimismo, adelantó que el siguiente año, La Escuela es Nuestra beneficiará con 150 mil pesos a la escuela Simón Bolívar, de Quesería, que también atiende a hijas e hijos de cortadores de caña.

 

De igual forma, dijo, para 2021, las familias que tienen hijos e hijas estudiando en ambas escuelas serán beneficiarias de la Beca para la Educación Básica, “porque en el Gobierno de México son prioridad los sectores más vulnerables”.

 

Al terminar su intervención, Indira Vizcaíno reiteró su compromiso y afecto al gremio cañero, no sólo por su origen cuauhtemense, sino también por ser hija de un productor de caña.