IMPACTA PANDEMIA DE COVID 19 PRODUCCIÓN DE AGUACATE EN COLIMA

+La situación actual ha ocasionado un impacto negativo en toda la cadena de comercialización del aguacate; actualmente no cuentan con apoyos gubernamentales debido a la emergencia sanitaria, informó Esteban Araujo Vázquez, presidente del Consejo Estatal de Productores de Aguacate de Colima, quien además dio a conocer que la baja demanda ha ocasionado que en los mercados haya un excedente y por ende los precios han bajado en las huertas

 

 

Esteban Araujo Vázquez, presidente del Consejo Estatal de Productores de Aguacate de Colima, señaló que prevén afectaciones en la producción de este fruto, la pandemia del Covid 19, ya que no ha habido buenas ventas y tampoco han tenido el apoyo de los gobiernos.

 

Precisó que en promedio, en Colima existen aproximadamente 1 mil 800 hectáreas del cultivo de aguacate,  de las cuales, casi la mitad son huertas nuevas.

 

Sin embargo, señaló que muchas están en graves problemas por la crisis económica que ha generado la contingencia sanitaria, y es que se les está quedando la cosecha en las huertas, por lo que es posible que terminen vendiendo la fruta por debajo del costo de producción o apenas recuperándolo.

 

“No ha habido recursos, ni proyectos, y nos dijeron que no va haber apoyos para los agricultores, porque los están utilizando para la contingencia sanitaria”, indicó.

Aclaró que sí tienen una buena relación con el Gobierno del Estado, y con las autoridades federales, “pero estamos haciendo las gestiones necesarias para que al menos se nos siga apoyando en las cuestiones de campañas fitosanitarias  y seguir trabajando de manera conjunta”.

 

Comentó que el Gobierno de México reconoció que el cultivo del aguacate es una actividad esencial por lo que no han parado la producción, “sin embargo también se ve afectado por la pandemia, sobre todo las empacadoras, debido a que han tenido que acatar las medidas sanitarias ya que son espacios cerrados en los que trabajas muchas personas”.

Inclusive, agregó, algunas empresas han tenido que cerrar temporalmente por brotes de contagios de Covid 19.

 

Por otro lado, explicó que la exportación de aguacate también se ha visto afectada, pues normalmente algunas empacadoras llenan entre 16 a 17 camiones al día, los cuales tienen una capacidad en promedio de 10 toneladas cada uno, pero actualmente, “cuando mucho llenan 3 o 4 vehículos, por la poca demanda”.

 

Y es que, se ha ido acumulando la fruta negra de Michoacán, tanto de la variedad Méndez, como del Hass, “en algunas partes como en Colombia y Perú ofertaron mucha fruta y por un periodo más largo, lo que hizo que se nos acumulara y se saturara el mercado nacional y de exportación del aguacate, “lo cual nos pone en una situación crítica”.

 

Referente a los precios, apuntó que al inicio de temporada, que es a mediados de junio, se encontraba en 35 pesos el kilo, y en el mes de Octubre tiende a bajar.

 

Precisó que actualmente el precio de la fruta para exportación anda entre los 18 y 20 pesos el kilo, “pero ante esta situación, en menos de un mes y medio medio bajó más de 15 pesos, por lo que esperamos que pronto se recupere esto porque nos está impactando demasiado”.

 

Esteban Araujo manifestó  que a pesar de la problemática, continuarán trabajando y precisó que se están enfocando en mantener la producción y la sanidad vegetal.

 

“Como Consejo estamos haciendo campañas para motivar a los productores a que sigan trabajando y no desatiendan sus huertas”, dijo.

 

Explicó que el corte local  del aguacate de la variedad Méndez se realiza en el mes de junio, y posteriormente se les vende a los empacadores y comercializadoras quienes compran el kilo de aguacate aproximadamente en 20 pesos en las huertas, para ofrecerlo hasta en 60 pesos el kilo, dependiendo de la calidad y el tamaño.

 

Cabe señalar que en el estado sólo existe una empacadora de aguacate, la cual se encuentra en Alcaráces, pero la mayor parte de la producción se manda a Ciudad Guzmán.

Recordó que antes de la pandemia, han logrado producir hasta 30 toneladas por hectárea, “gracias a eso podemos demostrar que en Colima se puede cultivar aguacate de calidad de manera eficiente, y para ser un estado chico tenemos tecnificación en el cultivo y hemos estado dando pasos con gran ventaja”.

 

Además, señaló que el aguacate de Colima ha sido reconocido internacionalmente por su calidad, gracias a la coordinación que tienen con los estados vecinos de Jalisco y Michoacán.

 

“Los productores de Jalisco y Michoacán están invirtiendo mucho en investigaciones han compartido mucha tecnología y nos han apoyado bastante; actualmente  contamos con un empaque que está Colima, pero en Jalisco  hay alrededor de 8 a 13  empaques y hay manera de acomodar la fruta, distribuirla y buscar una mejor alternativa”.

 

Apuntó que su principal mercado es Japón, Canadá y parte de la Unión Europea, aunque también algunos estados de la República Mexicana.

 

Por lo anterior, reiteró la importancia de mantener la sanidad en el cultivo y seguir cuidando la calidad de la fruta para continuar exportando y lograr incursionar en otros mercados.

 

“La cuestión fitosanitaria es muy importante, mercados internacional hay bastantes, pero ya tenemos competidores fuertes, están Colombia, Chile, Perú y otros, pero si tenemos buena calidad, podremos seguir en la competencia”, aseguró.

 

Asimismo, destacó que la cadena de la producción de aguacate está conformada por los productores, transportistas, empacadores, las centrales de abasto, y los minoristas, “la cual genera una importante entrada de dinero para el país en cuestión de exportaciones”.

AUMENTO DESCONTROLADO DE AGUACATERAS

 

Reconoció que no hay un control para el cultivo del aguacate, “se está plantando aguacate a diestra y siniestra, y pues sanitariamente se está descontrolando. En Michoacán está más blindado y aun así no hay un control realmente”.

 

Estimó que en el estado hay alrededor de unos 500 productores, “y si te metes a otros estados son hasta 3 mil o más, son muchos productores, entonces realmente es difícil”.

Y es que, comentó que la gente que no conoce bien el proceso, creé que es fácil y que no se necesita invertir, y que van a tener mucha ganancia, sin embargo, explicó que el precio del aguacate varía dependiendo de muchos factores.

 

“La gente se aventaba a cultivar aguacate sin saber cómo hacerlo, ni la temperatura que se debe tener, ni la vida del árbol, y si no existen las condiciones pueden tener más plagas más enfermedades”, apuntó.

 

Agregó que “hay muchos que siembran plantas de mala calidad y lo más lógico es que van a tener una mala producción, por eso es tan importante elegir una planta que tenga buena genética, contar con el abasto de agua suficiente y hacer previamente un análisis del suelo para que el productor sepa a qué se va enfrentar”, dijo.

 

Referente a que el cultivo del aguacate implica un mayor consumo de agua y acarrea la erosión del suelo a mayor grado, comentó que esta situación puede darse en cualquier tipo de sembradío, pues no es una condición exclusiva de las aguacateras.

 

“En muchos cultivos se dan estas situaciones, pero a veces la gente habla sin fundamentos, obviamente (los cultivos)  necesitan de agua para poder desarrollarse, sin embargo yo pienso que el problema que se da, es  a nivel local, por los asentamientos humanos”.

 

Por ejemplo, señaló que en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, todas las zonas naturales se están acabando, y también está pasando en Querétaro, Guanajuato, o sea todos lo están agarrando para uso de viviendas, y también es algo que el gobierno no ha controlado”.

Por lo anterior, consideró que los gobiernos deben trabajar en la delimitación de terrenos, de áreas destinadas a urbanizar, con la finalidad de conservar las zonas más fructíferas para las actividades agrícolas sin interferir con las actividades industriales, comerciales, y con los desarrollos inmobiliarios.

 

“Están usando las tierras buenas, dónde hay agua, para la construcción de viviendas y los cerros se están acabando porque no le están dando la debida importancia, por eso cada vez escasean más las lluvias o son más, o de repente hasta cae granizo, y todo eso se debe a los cambios de temperatura por la deforestación”, indicó.

 

Trienio del Consejo 2020-2022

Finalmente, aseguró que en su administración están trabajando para identificar las fortalezas y debilidades del consejo, “sobretodo en atender los cultivos, y en mantener el acercamiento con los productores”.