AFECTA AL CAMPO COLIMENSE LA FALTA DE APOYOS DEL GOBIERNO DE MÉXICO: GANADEROS

+ “Es preocupante la eliminación de diferentes estímulos, ya que la visión de la actual administración federal para saber en dónde invertir el dinero público en el campo es muy diferente a lo que se hacía antes”, dijo el presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG), Osvaldo Cházaro Montalvo; el secretario de Desarrollo Rural en Colima, Agustín Morales Anguiano, dio a conocer que el Gobierno de México no ha radicado los recursos para la instalación de un rastro Tipo Inspección Federal (TIF) en Colima; el presidente de la Unión Ganadera Regional de Colima, Jorge Antonio Salazar, informó que después de haberse cerrado el rastro municipal de Colima, los ganaderos acuden a otros distribuidos en el estado

 

  

Ante la pandemia por el Covid 19, el presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG), Osvaldo Cházaro Montalvo, informó que la producción del sector ganadero en el país se ha mantenido estable, y señaló que lo que les ha venido afectado es la falta de apoyos por parte del gobierno federal.

 

“Por tratarse de una actividad esencial nos hemos mantenido activos, funcionando, produciendo carne, leche, de las diferentes especies pecuarias, principalmente de bovino; traemos la línea de mantener la producción nacional”

 

Precisó que al año se producen alrededor de 2 millones 100 mil toneladas de carne, de las cuales se exportan 250 mil toneladas anuales, y 1 millón 300 mil cabezas de ganado en pie del estado de Sonora y otras entidades del norte de la República. 

 

Sin embargo, comentó que los hábitos de consumo sí han cambiado por la contingencia sanitaria, lo cual les ha provocado variaciones “sobre todo en el precio del ganado en pie que se ha visto un poco abatido en las zonas no exportadoras, pero esto no nos desanima y seguimos trabajando”.

 

Referente a la eliminación de diferentes estímulos señaló que en el campo sí hay preocupación ya que consideró que “la visión de la actual administración federal para saber en dónde invertir el dinero público en el campo es muy diferente a lo que se hacía antes”.

Apuntó que programas como el de Ganado Mejor, el cual subsidiaba algunos gastos para que se llevara  a cabo la compra y venta de sementales; así como el programa mediante el cual era posible retener vaquillas en los estados para la producción, y otros más para el seguro ganadero, ya no existen, lo cual está obligando a los productores  a continuar con este tipo de actividades de forma autosuficiente.

 

 Por otra parte, reconoció que el gobierno federal le ha seguido invirtiendo a la sanidad animal “sigue estando en el ejercicio presupuestal, lo cual es bueno, pero sí requerimos de mayores apoyos en el campo”.

 

Y es que, el presidente de la CNOG manifestó que las condiciones que prevalecieron en los últimos años principalmente del orden económico, hicieron que se redujeran las unidades de producción, de tal forma que el 38 por ciento del sistema bovino de carne y doble propósito, es decir, más de 1 millón de unidades de producción son de menos de 35 vientres “de esa magnitud es la pulverización que sufrió esta parte de la ganadería que la producción primaria”.

 

Indicó que actualmente la mayor parte del sector son pequeños productores, quienes se ven mayormente afectados cuando hay emergencias de esta naturaleza, lo cual se ve reflejado en sus ingresos y rentabilidad, aunado a la falta de estímulos.

 

 “Esta situación agrava más  el problema, por lo que como organización estamos haciendo todo lo que nos corresponde para adecuar nuestras líneas de trabajo principalmente en materia sanitaria, en los sistemas de inocuidad para que haya certidumbre de cómo se procesan los alimentos”

 

Añadió que para tener una mayor eficiencia continúan en comunicación con las autoridades de los tres niveles de gobierno, a través de la confederación y uniones ganaderas, “para seguir planteándoles nuestras propuestas, procurando siempre el desarrollo con la colaboración de las entidades del sector público. Sabemos que debemos ponernos de acuerdo para trabajar  por el bien de México”.

 

Respecto al Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá T-MEC, Oswaldo Cházaro refirió que ante las declaraciones del presidente Trump “con todo el respeto que se merece, quizá no tomando en cuenta la opinión de sus propios productores de carne en su país, en el sentido de que si bien es cierto que hoy México es superavitario en esa relación comercial, es decir exportamos más de lo que importamos, no hemos dejado de importar una buena cantidad de carne de Estados Unidos, alrededor de 180 mil toneladas, lo cual es muy conveniente porque son cortes con mucha demanda por parte de nosotros los mexicanos, entonces no dejamos de ser un mercado muy interesante y muy importante”.

Señaló que la organización más importante de Estados Unidos de productores de ganado le ha estado planteando al gobierno de su país que deje como están los términos de comercialización, ya que la resolución del tratado oficial que establece algunas restricciones y barreras arancelarias va a impactar de sobremanera, “creemos que no ha prosperado pero no dejamos de estar alertas”.

 

FALTAN RECURSOS PARA EL RASTRO TIF EN COLIMA

 

Por su parte, el secretario de Desarrollo Rural en Colima, Agustín Morales Anguiano, dio a conocer que el Gobierno de México no ha radicado los recursos para la instalación de un rastro Tipo Inspección Federal (TIF) en Colima.

 

“Lamentablemente, en este momento no hay recursos, no hay ni siquiera un proyecto ejecutivo hecho”, dijo.

 

Recordó que hace un par de años, cuando se anunció la construcción del rastro en Colima, la Subsecretaría de Ganadería del Gobierno Federal se comprometió a aportar 10 millones de pesos para iniciar el rastro TIF, pero el recurso no lo enviaron.

 

El funcionario estatal indicó que debido a la falta de estos recursos, ahora tendrán que recurrir al apoyo de la Iniciativa Privada.

 

Comentó que actualmente, tras el cierre de la Procesadora Municipal de Carne de Colima, los animales son sacrificados en el piso. 

 

“Sin duda alguna es menor a lo que se tenía en la procesadora de carne porque estamos hablando que la procesadora de carne de Colima sacrificaba en el aire, es decir, se manejaba la carne colgada y no tocaba el suelo y en los otros rastros, creo que en todos se sacrifica en suelo”.

 

Cabe señalar que hasta el momento lo único que se ha logrado es la donación de un terreno, por parte del Gobierno del Estado, para el Consejo Estatal Agropecuario, para instalar un rastro, sin embargo, se necesitarán aproximadamente 40 millones de pesos.

De igual forma, el presidente de la Unión Ganadera Regional de Colima, Jorge Antonio Salazar, informó que después de haberse cerrado el rastro municipal de Colima, los ganaderos acuden a otros distribuidos en el estado.

 

“Algunos están matando en Coquimatlán, Comala en Cuauhtémoc; en cuestión de bovinos había bajado la matanza en la procesadora, están yendo a Tecomán pero el ganado se sigue sacrificando en rastro que es lo importante”.

 

Precisó que en la entidad operan 11 rastros municipales, de los que sólo uno es particular y el resto depende de los ayuntamientos.

 

Argumentó que de llegar a tener Colima un rastro TIF, mejorarán las condiciones de los ganaderos para ofertar su producto en supermercados e incluso exportarlo, sin embargo, “no vemos claro, aún no hay nada, más que el terreno, en la localidad de Los Asmoles, donde según eso se construirá”.

 

En el estado de Colima se sacrifican alrededor de 12 mil cabezas de ganado bovino al año, y alrededor de 150 mil de ganado porcino.